Dolor de espalda o lumbalgia: un padecimiento en extremo común

Por: Sergio Soriano Solís

Ortopedista del Centro Médico ABC

 

Visión General

El dolor de espalda o lumbalgia (del latín lumbus que significa parte baja de la espalda y el elemento compositivo griego -algia que significa dolor), es la principal causa de limitación física y ausentismo laboral en gran parte del mundo, imponiendo una gran carga económica en los individuos, las familias, las comunidades, la industria y los gobiernos. Tan solo en Reino Unido, la lumbalgia fue identificada como la principal causa de incapacidad en adultos jóvenes con más de 100 millones de días laborales perdidos por año.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en países en vías de desarrollo se estima una prevalencia de dolor de espalda inespecífico (común) a lo largo de la vida, de entre el 60% y 70%.

 

¿Qué ocasiona el dolor de espalda?

Existen múltiples estructuras anatómicas capaces de generar dolor en la espalda, estas incluyen músculos, tejidos conectivos, ligamentos, cápsulas articulares, cartílago, discos intervertebrales y nervios. Durante las actividades de la vida diaria (ejercicio, carga de objetos, deportes, entre otras) estas estructuras se pueden jalar, estirar o tensar.

Algunas veces, pequeños desgarros ocurren en las fibras de la capa externa del disco intervertebral (anillo fibroso) ocasionando dolor severo. Muchas personas experimentan dolor debido a un disco anormal en proceso de degeneración, abultado o incluso herniado. Aunque el daño del tejido es considerado menor y capaz de repararse por sí solo, la intensidad del dolor puede ser muy severa.

Frecuentemente, hay una reacción en cadena que contribuye a la experiencia personal del dolor. En el cuerpo, numerosas sustancias químicas son liberadas en respuesta a la irritación de los tejidos o lesión. Estas sustancias estimulan las fibras nerviosas sensibles al dolor, resultando en la sensación que conocemos como dolor. Algunas de estas sustancias disparan el proceso de inflamación, o edema, el cual también contribuye al dolor. Las sustancias químicas asociadas a este proceso inflamatorio retroalimentan más señales perpetuando el proceso de inflamación prolongando el dolor por días o semanas.

 

¿Cuánto tiempo dura un episodio de dolor de espalda típicamente?

En general, existen tres categorías de dolor: agudo, crónico y recurrente agudo.

Aunque el origen del dolor no esté determinado inicialmente, es común que un dolor agudo ceda en el transcurso de un mes o menos a medida que los tejidos lastimados sanan. En general el 80% de las lumbalgias que inician, se resuelven en un periodo de seis semanas.

El dolor crónico es generalmente descrito como un dolor que dura por meses y está frecuentemente menos relacionado a lesión de los tejidos, implicando una condición de columna más crónica que requiere más atención e involucra otros factores asociados como: debilidad muscular, sobrepeso u obesidad, entre otros.

El dolor agudo recurrente es intermitente, lo que quiere decir que va y viene de vez en vez. Generalmente este tipo de dolor obedece a condiciones espinales crónicas que siguen este patrón.

 

¿Cuándo acudir al médico especialista en columna?

En términos generales cualquier dolor de carácter progresivo, es decir, que va incrementando en intensidad o que dure más de dos semanas o no ceda con medidas y analgésicos convencionales y reposo debería ser evaluado por un especialista en columna vertebral. En algunas ocasiones los pacientes pueden experimentar dolor agudo incapacitante, el cual es suficiente motivo para buscar ayuda de un especialista. También, es recomendable buscar atención especializada si el dolor se irradia a las piernas, especialmente debajo de la rodilla, presenta adormecimiento u hormigueo o se acompaña de pérdida de peso.

Si además del dolor de espalda presentas estreñimiento agudo, incontinencia fecal o urinaria, fiebre o dolor agudo severo asociado a un traumatismo en la espalda (caída, accidente o golpe), es recomendable atenderte inmediatamente, ya que estos síntomas se asocian a condiciones más serias que pueden poner en riesgo la función de los nervios o la estabilidad de tu espalda.

 

Ante cualquier síntoma, acude al Centro de Ortopedia y Traumatología ABC. Llama al 1103 1854.

 

 


Páginas de interés relacionadas al tema:

https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Low-Back-Pain-Fact-Sheet

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/back-pain/symptoms-causes/syc-20369906

https://www.spine.org/Portals/0/Assets/Downloads/KnowYourBack/BackPainBasics.pdf