Visitas familiares

Por prevención, las autoridades sanitarias a nivel mundial recomiendan que la familia se quede en casa y evitar visitas, tanto de familiares como de amigos, principalmente si dentro del núcleo familiar habitan personas de la tercera edad, quienes son los más susceptibles de contraer el COVID-19.


El objetivo es limitar la exposición en la medida de lo posible y evitar ser una fuente de contagio sin saberlo. Es importante recordar que una persona puede estar contagiada, pero no mostrar signos de enfermedad. En estos casos, el virus es igualmente transmisible.

Si tienes que visitar a un familiar, es necesario tomarte la temperatura antes y, en caso de tener indicios de fiebre, cancelar la visita. En caso negativo, puedes acudir al domicilio siguiendo estas medidas de prevención:

    • Al llegar, realiza higiene de manos y sécalas con papel desechable.
    • Evita el contacto físico (saludarse de beso, abrazarse y estrechar las manos), manteniéndote en la medida de lo posible a 1.5 metros de

distancia.

  • Evita estar en la misma habitación con más de tres personas
  • Busca lugares abiertos y con ventilación.
  • Trae las uñas cortas y no utilices anillos, pulseras, relojes y otros accesorios.
  • Las personas mayores no deben recibir en su domicilio visitas de personas con infecciones respiratorias de cualquier tipo.
  • Al finalizar la visita, lávate las manos de nuevo con agua y jabón.
  • Desinfecta todas las superficies de mayor contacto antes y después de las visitas.

Debido a que el COVID-19 se propaga de persona a persona, reducir las maneras en que los seres humanos se ponen en contacto cercano con otros es esencial para disminuir las posibilidades de contagio.

Fuente:

  • Organización Mundial de la Salud (OMS).