Cáncer infantil en niños y cómo alentarlos a llevar su tratamiento

Puntos clave:

  • Un diagnóstico de cáncer infantil puede desestabilizar a cualquier familia emocional, social y psicológicamente.
  • Uno de los mejores métodos para ayudar a los pequeños a atravesar la enfermedad es asistiendo a terapia, en donde un especialista pueda dar pauta a nuevos pensamientos, mucho más positivos y alentadores.
  • La reintegración a la escuela puede ser un factor benéfico que los haga sentir mejor y con ánimos de seguir con sus tratamientos oncológicos.

El diagnóstico de cáncer infantil siempre es una experiencia inesperada que puede sacar de balance a la familia, independientemente de la capacidad de afrontar las situaciones de crisis cotidianas. Los temas a los que tienen que enfrentarse tanto padres como hijos, son de diferente índole.

La incertidumbre sobre cómo va a enfrentarse la enfermedad provoca ansiedad y depresión. El diagnóstico, las intervenciones quirúrgicas y sus secuelas, las reacciones secundarias a los tratamientos, la posibilidad de la muerte, los cambios en su vida cotidiana y en la de la familia, la adaptación al hospital, la relación con el equipo médico tratante, el manejo de la información; todas son situaciones estresantes que pueden afectar la estabilidad emocional y física de los niños al momento de ser diagnosticados, por ello, es fundamental que los padres ayuden a sus hijos a desarrollar competencias en el manejo de la enfermedad, reestructurando sus valores y dando un nuevo sentido a su vida.

¿Cómo motivo a mi hijo a llevar su tratamiento oncológico?

La enfermedad, el tratamiento, la ruptura con su entorno familiar, escolar y social son factores que le harán sentir privado de mantener sus costumbres habituales.

Una excelente práctica es acudir con un terapeuta, este le ayudará a mirar la situación desde su propio punto de vista y aprenderá a sobrellevar cada paso positivamente con el objetivo de superar la enfermedad y continuar su vida.

Mantener informado al niño sobre su tratamiento y evolución del padecimiento es un punto clave que se debe considerar dependiendo la edad del pequeño. Que el entorno familiar social esté lleno de positividad y apoyo incondicional, hará que se sienta listo para enfrentar cualquier situación de la mejor manera.

Aunque hacer lo posible por rodearlo de pensamientos alentadores es muy importante, también es imprescindible, que como adultos, nos mostremos fuertes y motivados ante la situación, ya que esto ayudará a que tu hija o hijo vea al cáncer como un obstáculo más que debe derribar.

¿Qué actividades puedo realizar con mi hijo?

Técnicas de relajación: algunas técnicas como la respiración profunda y la relajación progresiva de los músculos están entre las distintas terapias complementarias que pueden ayudar a los pacientes a sobrellevar los efectos del cáncer. Pueden adaptarse a niños de distintas edades y la mayoría de estas se pueden utilizar prácticamente en cualquier entorno.

Estas técnicas ayudan a reducir la angustia y a manejar los efectos secundarios, como el dolor, la fatiga y las náuseas.

Actividades lúdicas: estas le ayudarán a liberar tensiones, salir de la rutina diaria y obtener un poco de diversión y entretenimiento, así por un momento los niños pueden dejar de lado la enfermedad para regresar a su infancia habitual.

Terapia con animales: es un campo en expansión que utiliza perros u otros animales para ayudar a las personas a recuperarse o a afrontar mejor los problemas de salud como el cáncer infantil.

Manualidades: en donde la unión entre familia y paciente puede resultar benéfica a nivel emocional.

¿Mi hijo quiere volver al colegio, es recomendable?

Los niños con cáncer, a excepción de algunos con tumores del sistema nervioso central, tienen la misma capacidad cognitiva que sus compañeros, la reintegración a la escuela les ayuda a ser conscientes de que tienen un futuro, potencial de crecimiento y desarrollo en su vida. La escuela es un factor que los hace sentir mejor después de una hospitalización, lo que reforzará la esperanza de curarse y de continuar sus tratamientos con buena actitud.

Algunos estudios desarrollados en diferentes países en relación con la integración de niños con cáncer a la escuela, demuestran que se adaptaron mejor quienes estuvieron en contacto con sus maestros a lo largo del tratamiento, pues se había mantenido la identidad del niño como miembro del grupo.

La enfermedad puede causar fuertes estragos físicamente, por lo que antes de ser reintegrado de manera presencial o tomando clases desde casa, es necesario preparar a los trabajadores de la institución y al alumnado, explicando de manera breve la situación por la que el pequeño está atravesando, además de contar con la recomendación médica en todo momento.

En Centro Médico ABC contamos con los mejores especialistas, que no solo le ayudarán a superar la enfermedad médicamente, sino también emocionalmente aumentando su calidad de vida.

Conoce nuestros programas de apoyo aquí:

Centro de Pediatría

Ponte en contacto con nuestro Centro de Cáncer: 55 5230 8000

 

Fuentes:

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1665920115001200

https://www.euskadi.eus/contenidos/documentacion/inn_doc_esc_inclusiva/es_def/adjuntos/escuela-inclusiva/100004c_Pub_EJ_guia_cancer_c.pdf

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272010000400002

https://together.stjude.org/es-us/atenci%C3%B3n-apoyo/terapias-complementarias/t%C3%A9cnicas-de-relajaci%C3%B3n.html

https://dspace.uib.es/xmlui/bitstream/handle/11201/147874/Femenias_Villalonga_Lidia_Pilar.pdf?sequence=1&isAllowed=y

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/consumer-health/in-depth/pet-therapy/art-20046342

 

También te puede interesar

Centro de Gineco-obstetricia

Centro de trasplantes

Centro Neurológico