Salud digestiva

hospital-abc-salud-digestiva-scaled

Puntos clave:  

  • La salud digestivanos ayuda a vernos y sentirnos bien, cuidarla es de vital importancia para el beneficio de nuestra salud en general.
  • Las bacterias no siempre son malas, en la microbiota residen miles de ellas que son nuestras aliadas para mantener una buena salud digestiva.
  • ¿Tienes reflujo gastroesofágico? No te preocupes, es tratable e incluso, existe la alternativa de cirugía laparoscópica, si los medicamentos no han funcionado. ¡Conócela!

¿Qué es la salud digestiva? 

Se refiere al bienestar que comprende todo el sistema digestivo. Cuando tenemos buena digestión de los alimentos y el tránsito intestinal es óptimo, existe una microbiota equilibrada y las defensas son adecuadas, podemos decir que gozamos de una buena salud del aparato digestivo.

¿Qué es la microbiota? 

En nuestros intestinos podemos encontrar todo un mundo microscópico lleno de vida, conformado por una comunidad de bacterias que realizan funciones específicas en beneficio de nuestra salud.

La microbiota intestinal está formada por mínimo 1,000 bacterias diferentes, pesa casi dos kilos y comprende 3.3 millones de genes, 150 más que el genoma humano.

¿Sabías qué?… 70% de nuestras células inmunes y más de 100 millones de neuronas que se conectan con el cerebro viven en nuestro intestino, por eso, una de las funciones vitales de la microbiota es protegernos de virus y bacterias que producen enfermedades, así como regular el suministro de la energía que utilizamos día a día.

Los expertos han denominado a la microbiota intestinal como un nuevo órgano ya que sus funciones son rigurosamente necesarias para mantener la salud del sistema digestivo. ¡¿Increíble no?!

¿Cómo detectar que mi salud digestiva no va bien? 

Algunos signos de alerta de que debes acudir con el médico son:

  • Exceso de gases
  • Estreñimiento
  • Náusea y vómito
  • Dolor

Sobre el reflujo gastroesofágico 

Una de las enfermedades del tracto digestivo más común es el reflujo, el cual produce el retorno del contenido que se encuentra en el estómago hacia el esófago causando molestias y algunas complicaciones como agruras, vómitos, ardor, entre otros.

¿Qué lo causa? 

Las causas pueden variar y dependen no solo del factor ambiental, sino también del estilo de vida y salud del paciente.

Entre los factores de riesgo encontramos el consumo de grasas o irritantes, la obesidad, el tabaquismo, el uso de algunos medicamentos periódicamente y en general, cualquier mal hábito alimenticio.

Si no se trata adecuadamente y a tiempo, puede culminar en una hemorragia, úlceras en el esófago y hasta provocar cáncer.

¿Qué tipos de tratamientos existen? 

El primer paso es identificar la causa, a partir de ahí el médico podría solicitar algunos estudios dependiendo de la gravedad y el avance para hacer un diagnóstico y dar sus recomendaciones de tratamiento.

Los tratamientos van desde modificar los hábitos alimenticios, medicamentos y hasta la cirugía de mínima invasión vía laparoscópica.

Si tus síntomas incluyen:

  • Quemazón en el pecho
  • Dolor en el tórax
  • Mal sabor de boca y aliento
  • Dificultad para deglutir
  • Sensación de asfixia nocturna
  • Sinusitis
  • Regurgitación

¡No dudes en acudir al médico! Si aún no conoces a uno, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para ser valorado y darle pie a tu tratamiento al 55 5230 3702 y conoce más de este tratamiento dando clic en el link: https://bit.ly/3dQr94g

Fuentes: 

www.gutmicrobiotaforhealth.com/es/la-microbiota-intestinal-el-organo-desconocido-que-nos-mantiene-sanos/

www.nestlehealthscience.es/sensibilidad-digestiva/salud-digestiva/que-es

Script realizado por el Dr. Diego Lozoya, Centro Médico ABC.