Nutrición adecuada para una lactancia exitosa

Puntos clave:

  • La leche materna debe garantizar una nutrición adecuada del bebé para dar continuidad a la alimentación intrauterina. El estado materno puede ser un factor importante en la composición de la leche y en el aporte de nutrientes del pequeño.
  • Las necesidades nutricionales de la mamá aumentan durante el embarazo y la lactancia. Durante este proceso las glándulas mamarias actúan por sí mismas para garantizar que la leche tenga los nutrientes necesarios.
  • Todas las mujeres son capaces de producir leche en cantidad y calidad adecuadas a menos de que se encuentren en un estado de desnutrición fuerte.

La lactancia materna es una de las etapas más importantes para madre e hijo, además de ayudar a crecer ese vínculo que alimenta emocional y cognitivamente al recién nacido, aporta los nutrientes necesarios para el óptimo desarrollo de tu bebé.

Las dudas en cuestión a la alimentación se harán presentes conforme vayas adaptándote a esta etapa de tu vida. ¿Qué debo comer?, ¿le estoy aportando lo necesario para que crezca sano y fuerte?, ¿debo evitar alimentos y bebidas?, ¿por cuánto tiempo debo hacerlo?

En este artículo te damos algunas recomendaciones, sin embargo, debes tener siempre contacto con la o el especialista para que te ayude a nutrirte y estar sana para lograr un excelente desarrollo del nuevo integrante de tu familia.

¿Debo llevar alguna dieta especial?

No precisamente, en general solo debes cuidar tus alimentos procurando que sean lo más sanos y evitar otros que podrían causar algún malestar a tu bebé o que ya identificaste que no le caen muy bien.

Probablemente debas comer un poco más de lo normal, para aportarte la energía necesaria para tu día a día y que puedas disfrutar también cada toma de leche. Puedes adicionar tus comidas con una colación que puede ser un pan tostado con mantequilla de maní, un plátano o una manzana.

Para estar saludable elige alimentos ricos en proteína como carnes blancas, huevo, lácteos, legumbres y mariscos con bajo contenido en mercurio.

Algunos alimentos pueden cambiar el sabor de la leche, lo cual será bueno para el bebé ya que cuando llegue el momento de consumir los sólidos, podrá aceptarlos con mayor facilidad.

Evita el alcohol a toda costa. Cualquier nivel de esta sustancia en el cuerpo de tu bebé es nocivo para su salud.

¿Debo tomar más líquidos?

Podrás notar que al amamantar se incrementarán tus ganas por beber agua y esto es completamente normal, por ello, puedes tomar uno o varios vasos mientras tu bebé se alimenta.

Evita las bebidas azucaradas, estas pueden contribuir a las subidas de peso y aletargar el proceso para que tu cuerpo vuelva a la normalidad.

No está prohibido consumir café, pero si lo haces en exceso podrías alterar a tu pequeño y frustrar su hora de dormir.

¿Y si soy vegetariana?

No existe ninguna restricción sobre no consumir carne siempre y cuando lleves tiempo con este estilo de vida y acudas con tu asesor de nutrición para que te especifique qué alimentos debes incluir o evitar para brindar salud sin riesgos a tu bebé.

Ya sea que elijas amamantar o por alguna razón no te sea posible, recuerda que tu salud es muy importante y cualquiera que sea tu objetivo, debes consultar siempre con un especialista de la nutrición para que te ayude a llevar a cabo un plan adecuado para tus necesidades.

Entra a https://centromedicoabc.com/centro-de-nutricion-obesidad/ y conoce todos los servicios del Centro de Nutrición & Obesidad.

Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/in-depth/breastfeeding-nutrition/art-20046912