Amigdalitis

21:53 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

Es un padecimiento cuya manifestación es un proceso inflamatorio de las amígdalas, que son dos almohadillas de tejido linfático de forma oval ubicadas en los dos extremos del fondo de la garganta, denominadas amígdalas, las cuales cuentan con células relacionadas con el sistema inmunológico para ayudarle a combatir infecciones.

La amigdalitis se clasifica en:

  • Aguda: es la más común, principalmente en niños y adolescentes.
  • Crónica: las amígdalas son infectadas por bacterias o virus de manera recurrente, facilitando el desarrollo de afecciones relacionadas.

En la amigdalitis aguda los virus y bacterias más frecuentes que la causan son:

  • Adenovirus.
  • Enterovirus.
  • Estreptococo.
  • Virus de Epstein-Barr.
  • Virus de herpes simple.
  • Influenza o gripe.

En el caso de la amigdalitis crónica, es una infección más grave que afecta e inflama los tejidos de las amígdalas con bastante regularidad, ocasionando faringitis la mayoría de las veces.

Síntomas:

La sintomatología depende del tipo de amigdalitis que se tenga.

Aguda:

  • Afonía.
  • Inflamación de ganglios.
  • Dificultad para deglutir.
  • Dolor en la parte más elevada de la garganta, principalmente al abrir la boca o ingerir alimentos líquidos o sólidos.
  • Dolor de cabeza y de oídos.
  • Exceso de salivación.
  • Cansancio y debilidad.

Crónica:

  • Inflamación permanente de ganglios.
  • Problemas de deglución.
  • Halitosis y mal sabor de boca.
  • Abscesos.

Si la amigdalitis no se trata oportunamente, es posible la aparición de un absceso al acumularse pus en la parte posterior de la garganta, pudiendo requerir cirugía para extirparlo.

Riesgos potenciales:

  • Infancia y adolescencia: su mayor incidencia se da entre los 4 y 15 años.  
  • Contacto cotidiano con bacterias y virus: los infantes y adolescentes en edad escolar tienen más riesgo de padecer amigdalitis por la convivencia permanente con muchas personas todos los días. 

Como sucede con todas las enfermedades virales y bacterianas, los métodos de prevención más efectivos son lavarse las manos frecuentemente, mantener buenos hábitos higiénicos, no compartir alimentos ni artículos personales, y evitar el contacto con personas infectadas. 

Diagnóstico y tratamiento:

Después de analizar tu sintomatología e historial clínico, tu médico te hará una exploración física para escuchar tu respiración, observar tu garganta, oídos y nariz; palpar los ganglios linfáticos para ver que tan inflamados se encuentran y, por último, te realizará un exudado faríngeo para obtener una muestra de las secreciones para ser analizada en el laboratorio. 

Si lo considera necesario, solicitará también un estudio de sangre que ayude a determinar con mayor precisión el origen de tu amigdalitis y atacarla a tiempo.

El tratamiento suele consistir, en primera instancia, en la ingesta de analgésicos y antinflamatorios para disminuir el dolor y la fiebre, así como tratar la disfagia; así como antibióticos para combatir la infección, junto con un alto consumo de líquidos enriquecidos con vitamina C.

Cuando la amigdalitis es crónica y produce síntomas graves, será necesaria una amigdalectomía para minimizar posibles complicaciones. Este procedimiento qurúrgico suele ser de carácter ambulatorio y de bajo riesgo.

En el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC te brindamos servicios de atención médica con la más alta calidad y seguridad, desde la prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológicas, dermatológicas, reumáticas, nefrológicas, gastrointestinales, y hematológicas, tanto de padecimientos crónico-degenerativos como de cuadros agudos, mediante un modelo integral y multidisciplinario.

Centros y departamentos relacionados:

Fuentes: 

  • mayoclinic.org
  • medlineplus.gov
  • cinfasalud.cinfa.com
  • topdoctors.es
  • medigraphic.com
  • Carranza MMI, Valdés CO, Jaspersen GV, et al. Identificación de signos y síntomas pivote en amigdalitis estreptocócica. Rev Med Inst Mex Seguro Soc. 2006;44(6):529-534.
  • Alcalá VT, Oliva VDC, Pérez LAS. Amigdalitis hemorrágica como presentación de Sarcoma de Kaposi. Revista Habanera de Ciencias Médicas. 2019;18(2):241-253.
  • Villanueva-Ramos NB, De la Mora-Fernández AR, Ríos-Burgueño ER, et al. Detección de biopelículas en tejido de amígdalas y adenoides en pacientes con procesos infecciosos crónicos y obstructivos. Otorrinolaringología. 2019;64(1):1-7.
  • Mancera-Sánchez J, Cordero-Yanza JA, Hernaiz-Leonardo JC, et al. Papel de Actinomyces spp en la amigdalitis crónica y enfermedad obstructiva. Otorrinolaringología. 2018;63(3):97-101.

Medicina interna

En Medicina Interna, ofrecemos un servicio de atención médica de prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológica, dermatológicas.

Centro de Cirugía

En el Centro de Cirugía brindamos servicios médico–quirúrgicos generales y de alta especialidad con los más elevados estándares de calidad y seguridad

La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.