Tuberculosis

21:56 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

Es un padecimiento infeccioso causado por el bacilo de Koch, una bacteria denominada Miycobacterium tuberculosis, que afecta a los pulmones, pero que también puede comprometer otros órganos como los riñones y el cerebro.

Al ser una enfermedad altamente contagiosa, se propaga cuando una persona infectada tose, estornuda o escupe, y dichas secreciones se diseminan en pequeñas gotas hacia otra u otras personas presentes. 

Se estima que una cuarta parte de la población mundial está infectada por el bacilo de la tuberculosis, pero que aún no se han enfermado, lo que podría convertirse en una potencial alerta sanitaria.

Clasificación:

La tuberculosis se clasifica en:

  • Latente o inactiva: el paciente tiene la bacteria inactiva en su organismo y no presenta síntomas. Sin embargo, puede activarse repentinamente. En esta situación no es posible contagiar a nadie.
  • Activa: se presenta la sintomatología días, semanas o años posteriores a la infección, volviéndose un foco de contagio inmediato.

Riesgos potenciales:

  • Algunos tipos de cáncer.
  • Consumo de sustancias nocivas para el organismo (drogas, alcohol, tabaco).
  • Desnutrición o peso corporal bajo.
  • Diabetes.
  • Edad (bebés y personas de la tercera edad).
  • Insuficiencia renal.
  • Medicamentos que deprimen el sistema inmunológico como los que se utilizan contra las enfermedades autoinmunes. 
  • Trabajar o convivir con personas infectadas.
  • Tratamientos oncológicos, como la quimioterapia.
  • Vivir, viajar o emigrar a zonas con alta incidencia de tuberculosis.
  • SIDA.

Síntomas:

  • Cansancio y debilidad.
  • Pecho adolorido, sobre todo en episodios de tos o cuando estás respirando agitadamente. 
  • Fiebre alta y escalofríos.
  • Malestar general.
  • Inapetencia y pérdida de peso.
  • Ruidos o sibilancias al respirar.
  • Sudoración nocturna excesiva.
  • Tos persistente con sangre que dura un mes o más.

Cuando la tuberculosis no se presenta en los pulmones, los síntomas son diferentes y se relacionan con los órganos afectados.

Diagnóstico y tratamiento:

La tuberculosis es una enfermedad curable a través del tratamiento adecuado, el cual incluye los medicamentos apropiados para eliminarla.

Para detectarla, tu médico te realizará un examen físico que puede mostrar ganglios linfáticos inflamados, ruidos respiratorios inusuales o líquido alrededor del pulmón. Sin embargo, para confirmar el diagnóstico, es probable que te solicite análisis de sangre y estudios especializados como broncoscopia, radiografías, tomografía computarizada, exámenes y cultivos de mucosidad, prueba cutánea con tuberculina y si lo considera necesario, una biopsia del tejido afectado.

Si tus resultados reflejan una tuberculosis latente, tu médico te indicará los medicamentos que debes tomar para reducir el riesgo de que se convierta en activa. 

En el caso de una tuberculosis activa, el tratamiento consistirá en atacar la infección por medio de una combinación de antibióticos (normalmente de seis a nueve meses) que ayude a determinar cuáles son los ideales para tu caso, ya que muchas cepas de tuberculosis son resistentes a diversos fármacos. Por ello, es fundamental que sigas las indicaciones de tu médico para erradicar la enfermedad.

El tipo, cantidad y duración del tratamiento dependerá de tu salud, resistencia a los medicamentos y dónde se localice la infección en tu cuerpo.

Una tuberculosis no tratada a tiempo puede ser mortal u ocasionar otras complicaciones, como:

  • Artritis tuberculosa. 
  • Meningitis.
  • Problemas hepáticos y renales. 
  • Problemas cardiacos. 
  • Dolor de espalda. 

En el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC te brindamos servicios de atención médica con la más alta calidad y seguridad, desde la prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológicas, dermatológicas, reumáticas, nefrológicas, gastrointestinales, y hematológicas, tanto de padecimientos crónico-degenerativos como de cuadros agudos, mediante un modelo integral y multidisciplinario.

Centros y departamentos relacionados:

Fuentes: 

  • medlineplus.gov
  • mayoclinic.org
  • who.int
  • msdmanuals.com
  • cun.es
  • medigraphic.com
  • Viveros-Luna D, Lefort B, Rendón-Bautizta L, et al. Genotipificación y epidemiología molecular de tuberculosis; su utilidad para la salud. Rev Med UV. 2020;20(2):27-34.
  • Oviedo-Chávez D, López-Romero W, Flores-Valdez MA. Relevancia del uso de nanomateriales utilizados en biosensores para la detección de Tuberculosis. Sal Jal. 2021;8(1):41-51.
  • Mosquera-Restrepo SF, Mesa-Villanueva MC, Rojas-López M. Estrategias alternativas para el diagnóstico de tuberculosis: una opción para los pacientes paucibacilares. Medicina & Laboratorio. 2017;23(11-12):513-550.
  • Calzado BA, Oliva NN, Vergara ÁR. Tuberculosis. Molecular Epidemiology. Invest Medicoquir. 2020;12(2):1-17.

						

Medicina Interna – Atención Médica Integral

En Medicina Interna, ofrecemos un servicio de atención médica de prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológica, dermatológicas.

La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.