Centro Médico ABC > Consejos y prevención > Tromboembolia pulmonar

Tromboembolia pulmonar

Tromboembolia pulmonar

¿Qué es la tromboembolia pulmonar?

La tromboembolia pulmonar (TEP) es una enfermedad frecuente que puede ser fatal. Generalmente pasa asintomática pero puede ser muy grave.

Se define como la obstrucción de las arterias pulmonares y/o sus ramas por un trombo o coágulo (en la gran mayoría de los casos), grasa, aire, tumores o materiales extraños, que provienen de otra parte del cuerpo, o fuera del mismo.

Síntomas de tromboembolia pulmonar

La TEP puede ser sintomática o asintomática; por la cronología puede ser aguda, subaguda o crónica; por su gravedad, hemodinámicamente estable o inestable (presión arterial baja).

La mayoría de las TEP son por trombos que se originan en los miembros inferiores.

La presentación es tan variable que va de ningún síntoma a muerte súbita. Los síntomas más frecuentes son: falta de aire, dolor en el pecho, tos, y síntomas asociados a trombosis venosa profunda (TVP) de miembros inferiores.

Diagnóstico y tratamiento de la tromboembolia pulmonar

El diagnóstico se realiza con escalas de probabilidad clínica (escala de Wells), laboratorios (dímero D) y estudios de imagen, dentro de los cuales el más empleado es la angio-tomografía con protocolo de TVP y TEP.

Una vez diagnosticada la TEP, se deben establecer las medidas necesarias para mejorar los signos y síntomas, principalmente la estabilización hemodinámica y el porcentaje de oxigenación en la sangre.

El pilar del tratamiento de la TEP es la anticoagulación, la cual se debe de iniciar de inmediato.

Se debe valorar la necesidad de trombólisis (dilución del coágulo), ya sea mecánica, farmacológica o ambas. También se debe considerar la colocación de un filtro en la vena cava en casos bien seleccionados.

La TEP se puede complicar con TEP recurrentes o Cor Pulmonale, una condición en la que el corazón se ve afectado por la hipertensión en el sistema arterial pulmonar.

Si la TEP se deja sin tratamiento, tiene una mortalidad del 30%.

La anticoagulación se debe mantener por períodos prolongados (8 a 18 meses).

En el Centro Cardiovascular te ofrecemos una amplia gama de servicios de diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento para cuidar las arterias y venas de nuestro cuerpo.

Fuente:
Dr. Claudio Alberto Ramírez Cerda – Médico especialista en Cirugía Vascular y Endovascular del Centro Médico ABC.

¿Cómo podemos ayudarte?