Especialista frente a múltiples pantallas donde se ven varios estudios neurológicos.

Neuro oncología

El Programa de neuro oncología del Centro Neurológico del Centro Médico ABC proporciona tratamiento de última generación para pacientes con tumores (malignos y benignos) del sistema nervioso, incluyendo el cerebro y la columna vertebral. Nuestro equipo proporciona atención experta a los pacientes que experimentan complicaciones neurológicas por cáncer, terapias contra el cáncer o trastornos relacionados. Nuestros médicos calificados y experimentados participan en un enfoque multidisciplinario para el manejo de enfermedades que involucran el cerebro y la columna vertebral.

Tumores cerebrales
¿Qué es un tumor?

La gran mayoría de las células del cuerpo tienen un ciclo vital, por lo que, similar a lo que sucede con un ser vivo: nacen, se multiplican y mueren. La multiplicación celular se denomina mitosis y se lleva a cabo por la información genética que se encuentra en sus núcleos. Esta mitosis sigue un estricto balance, cuyo objetivo primario es el de reparar y regenerar algunos órganos dañados. Sin embargo, hay ocasiones en que esta división celular se lleva a cabo en una forma desmedida, lo que genera la aparición de células defectuosas, mismas que se van acumulando y forman una masa o tumor.

¿Cuántos tipos de tumores existen?

Generalmente, los tumores pueden clasificarse en primarios y secundarios. Los tumores primarios se originan en las células propias de un determinado órgano, mientras que los secundarios (también denominados metástasis), nacen en un órgano diferente.

Otra manera de clasificarlos es por su comportamiento en benignos y malignos. La diferencia entre ambos es la velocidad con la que las células que lo constituyen se multiplican. Es decir que, en los tumores malignos, las células se dividen con mayor frecuencia, por lo que crecen rápidamente, a diferencia de los tumores benignos, donde la velocidad de multiplicación celular es menor y el crecimiento de los tumores puede llevar varios años.

Especialista sosteniendo una récplica del cerebro y mostrándosela a un paciente

Especialista mirando una pantalla con varios rayos-x

¿Cuáles son los síntomas de un tumor cerebral?

Los síntomas referidos con mayor frecuencia en los tumores cerebrales son:

  • Dolor de cabeza (cefalea): que habitualmente es progresiva en intensidad y frecuencia, que inicialmente cede a los medicamentos, pero gradualmente no. Este dolor tiende a ser constante, pulsátil y sin un franco predominio de horario. La localización del dolor no necesariamente es en el sitio donde se encuentra el tumor.
  • Crisis convulsivas: lo que comúnmente se conoce como ataques epilépticos y se caracterizan por movimientos bruscos de flexión y extensión de los brazos y piernas, ya sea en forma localizada (en una sola extremidad) o generalizada (en las cuatro extremidades), que puede o no acompañarse de pérdida del conocimiento.
  • Pérdida de alguna función neurológica: visión doble, visión borrosa, sordera, ceguera, dificultad para hablar, desviación de la boca, caída de algún párpado, debilidad o imposibilidad para mover alguna (s) extremidad (es), problemas para pasar los alimentos, agitación o depresión.
  • Otros: mareo, vértigo, náusea y vómito.

¿Cuáles son los tumores cerebrales primarios más
comunes?

Los tumores cerebrales primarios se denominan por las células que los conforman y los más comunes son los meningiomas y los gliomas. Los meningiomas se originan en las meninges, es decir, en las membranas que cubren al cerebro y la médula espinal. Son tumores benignos y, por lo tanto, de lento crecimiento. Esto permite que con frecuencia pasen por mucho tiempo inadvertidos, dado que el cerebro tiende a “acomodarse y acostumbrarse” a la presencia del tumor, por lo que, en un inicio dan muy pocos o ningún síntoma y no es raro que cuando se diagnostiquen hayan alcanzado grandes dimensiones.

Los gliomas se originan en las células de la glía, elementos que sirven para mantener unidas y protegidas a las neuronas. A la forma más común dentro de este grupo de tumores se le denomina astrocitoma, dado que se origina en los astrocitos, un tipo específico de célula glial. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los astrocitomas se clasifican en cuatro grados, dependiendo de la velocidad de multiplicación de las células que lo conforman. Los grados I y II se consideran de lento crecimiento, mientras que los grados III y IV de crecimiento acelerado o malignos.

¿Cómo se puede saber el tipo específico de un tumor cerebral?

La certeza diagnóstica se establece solamente mediante el estudio histopatológico del tumor. Es decir, que debe tomarse un fragmento del mismo para que sea analizado al microscopio por un especialista y definir con precisión el tipo de tumor que se trata. Los estudios de imagen: radiografía, tomografía, resonancia magnética, tomografía por emisión de positrones (PET), solo indican la presencia del tumor y sugieren un posible diagnóstico, pero este se establece solo hasta analizarlo en el laboratorio de patología.

¿Cuál es el tratamiento de los meningiomas cerebrales?

Como son tumores de lento crecimiento, no todos requieren de tratamiento. Los que son pequeños y ubicados en áreas que no afectan funciones neurológicas, pueden mantenerse bajo vigilancia estrecha. Pero cuando estos llegan a crecer o se ubican en sitios cercanos a áreas funcionales del cerebro, lo recomendable es tratarlos. En condiciones ideales, la mejor opción es la cirugía, dado que con esto se logra la extracción de la lesión y, por ende, un mejor control de la enfermedad. Sin embargo, cuando estos tumores se encuentran en sitios de difícil acceso quirúrgico y tienen un tamaño menor a los 3 cm, pueden ser tratados con un sistema de radiación dirigida que se conoce como radiocirugía.

¿Cuál es el tratamiento de los astrocitomas?

La gran mayoría de los astrocitomas tienen que ser sometidos a cirugía. Sin embargo, en los tumores que se ubican en zonas funcionales del cerebro, en especial en las partes más profundas del mismo (tálamo) o en una estructura denominada tallo cerebral (que se ubica en la parte inferior del cerebro), la cirugía puede ser muy riesgosa, por lo que, solo se indica en casos seleccionados.
Los astrocitomas grado I que se logran extraer quirúrgicamente en su totalidad, por lo general, ya no requieren de otro tratamiento. Por otro lado, los astrocitomas grados II, III y IV, además de la cirugía, tienen que ser sometidos a radioterapia y quimioterapia, aún y cuando con la cirugía se hayan retirado aparentemente en su totalidad. Esto es debido a que estos tumores presentan raíces y estas modalidades de tratamiento (denominado adyuvante) se indican para controlarlas.

Proyección 3d del cerebro de una persona indicando la ubicación de un turmor cerebral

Grupo de cirujanos realizando una operación en quirófano

Médicos en cirugía donde se ve una imágen del cerebro

¿Cuáles son las consecuencias de someterse a una cirugía por un tumor cerebral?

Si bien, todo acto médico implica un riesgo, en la actualidad, hay un gran desarrollo tecnológico que ha incrementado notablemente la seguridad en el tratamiento de los tumores cerebrales. Las posibles afecciones en las funciones cerebrales que se presentan después de una cirugía dependen de la localización específica y el tamaño del tumor. Técnicas como la microcirugía, endoscopía, neuronavegación, estereotaxia, cirugía con paciente despierto, monitoreo neurofisiológico transoperatorio, entre otras, han contribuido a mejorar los resultados en este terreno, logrando conseguir un mayor control de la enfermedad, con una excelente calidad de vida para los pacientes.

¿Los tumores cerebrales dan metástasis?

Es extraordinariamente raro que un tumor cerebral origine tumores (secundarios) en otros órganos.

¿Una vez tratado un tumor cerebral, puede volver a crecer?

Sí, todos los tumores, por más benignos que sean y aún y cuando se hayan extirpado en su totalidad y sometidos con éxito al tratamiento adyuvante (cuando es el caso), tienen el riesgo de volver a aparecer. Es por ello que el control por el especialista deberá llevarse de manera indefinida.

¿Cuáles son los tumores cerebrales secundarios (metastásicos) más comunes?

Las metástasis cerebrales que se presentan con mayor frecuencia se originan en los tumores de pulmón, mama, riñones, tejido linfático, aparato digestivo y piel.

¿Cuál es el tratamiento de los tumores secundarios o metástasis?

Sí, todos los tumores, por más benignos que sean y aún y cuando se hayan extirpado en su totalidad y sometidos con éxito al tratamiento adyuvante (cuando es el caso), tienen el riesgo de volver a aparecer. Es por ello que el control por el especialista deberá llevarse de manera indefinida.

Nuestras
Ubicaciones

En el Centro Médico ABC estamos preparados para atenderte en cualquiera de nuestros campus las 24 horas / 7 días.

Campus Santa Fe

Av. Carlos Graef Fernández 154, Col. Santa Fe,
Cuajimalpa, 05300, Cd. de México.

Tel. 55 1103 1600

Campus Santa Fe

Av. Carlos Graef Fernández 154, Col. Santa Fe,
Cuajimalpa, 05300, Cd. de México.

Tel. 55 1103 1600