Congelación

21:53 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

Se trata de un daño cutáneo y tisular causado por la exposición a bajas temperaturas. En la congelación de primer grado, que es el tipo más ligero, las lesiones en la piel son reversibles, manifestando síntomas como frío, ardor, inflamación, adormecimiento y manchas, pero conforme la congelación es más grave, se endurece y abrillanta la piel.

Las causas más comunes son la estadía en lugares con clima frío extremo, exposición o contacto prolongado con hielo o materiales congelados.

Un riesgo potencial es utilizar ropa inadecuada para climas fríos, por lo que exponerse al viento, lluvia o nieve en ese ambiente con temperaturas inferiores a los 0ºC puede provocar congelamiento de la piel en un corto tiempo.

El tratamiento para congelaciones de primer grado es recuperar la temperatura normal calentando la piel. Sin embargo, las demás clases de congelación necesitan  atención médica, porque en ellas no solo el daño es cutáneo, sino que también pueden haber lesiones musculares y óseas permanentes.

Las áreas corporales que se congelan con mayor frecuencia son la nariz, las orejas y los dedos de manos y pies.

Síntomas:

  • De primer grado: es muy ligera y no provoca lesiones, solo adormecimiento en las áreas afectadas.
  • Superficial: afecta la piel cambiando su color y temperatura. Cuando hay sensación de calor es un indicio de congelamiento. Al calentar la piel aparecen manchas, comezón e inflamación, así como ampollas.
  • Profunda: cuando la congelación se torna más seria, se producen daños en las capas profundas de la piel, pudiendo llegar a los músculos y los huesos. La piel toma una coloración grisácea o azulada, perdiendo toda sensibilidad,  afectando la función muscular y articular, volviéndose negros los tejidos al ir necrosándose.

Existen una serie de complicaciones que puede acarrear la congelación, entre ellas:

  • Artritis por congelación.
  • Dificultades de crecimiento en los infantes.
  • Infecciones.
  • Tétanos.
  • Gangrena.
  • Amputación de miembros.
  • Hipotermia.
  • Susceptibilidad a sufrir nuevas congelaciones.
  • Entumecimiento permanente en la zona dañada.
  • Hiperhidrosis.
  • Alteraciones cromáticas en la piel.
  • Daños en las uñas.
  • Hipersensibilidad al frío.

Diagnóstico y tratamiento:

Una vez que tu médico analice tus sintomatología e historial clínico, te pedirá una descripción de las actividades que te expusieron a las bajas temperaturas, sus condiciones y duración, para después realizarte una revisión física para determinar el grado de lesión cutánea que tienes.

Asimismo, te solicitará radiografías, gammagrafías óseas o resonancias magnéticas para poder identificar la magnitud de la congelación y revisar el nivel de las lesiones musculares u óseas.

El tratamiento a seguir dependerá de la gravedad del congelamiento, por lo que cuando es de primer grado, puede tratarse en casa calentando la piel y retomando la temperatura normal del cuerpo; mientras que para otros tipos más graves, el tratamiento médico consistirá en revertir la hipotermia, fármacos, curación de lesiones, cirugía, hidromasaje y oxigenoterapia hiperbárica.

En el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC te brindamos servicios de atención médica con la más alta calidad y seguridad, desde la prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológicas, dermatológicas, reumáticas, nefrológicas, gastrointestinales, y hematológicas, tanto de padecimientos crónico-degenerativos como de cuadros agudos, mediante un modelo integral y multidisciplinario.

Centros y departamentos relacionados:

Medicina Interna
Radiología e Imagen Molecular
Laboratorio Clínico

Fuentes:

  • cun.es
  • merckmanuals.com
  • mayoclinic.org
  • medlineplus.gov
  • msdmanuals.com
  • topdoctors.es
  • medigraphic.com
  • Tafoya AGA. Lesiones por congelamiento «Frostbite». Ortho-tips. 2013;9(2):129-133.
  • Espinoza RNR, Hernández MK, Isidro BA, et al. Riesgos causados por agentes físicos en el ambiente laboral. waxapa. 2010;2(2):34.
La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.