Escarlatina

21:54 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

Es una enfermedad de carácter infeccioso provocada por la bacteria estreptococo tipo A, la misma que causa la faringitis, que afecta principalmente a niños menores de 10 años de edad y cuyo vehículo de contagio es a través de las gotas de fluidos emitidas al toser, estornudar o hablar, las cua

les pueden ser inhaladas o al caer en alguna superficie, si alguien hace contacto con ellas y luego se toca los labios, nariz u ojos, puede contraerla porque la bacteria permanece activa por horas.

Los lugares donde existe una alta concentración de personas, como en las escuelas y guarderías, pueden aumentar el riesgo de propagar la infección.

Síntomas:

La sintomatología característica comienza a manifestarse en uno o dos días posteriores al contagio e incluye:

  • Abdomen adolorido.
  • Jaqueca.
  • Músculos adoloridos.
  • Enrojecimiento e inflamación de la lengua.
  • Erupción rojiza, principalmente en los pliegues que se encuentran en la axilas, codos e ingles.
  • Escalofríos.
  • Garganta irritada y adolorida.
  • Malestar general.
  • Náusea.
  • Temperatura elevada.
  • Vómito.

Por lo general, la erupción aparece primero en el cuello y en el tórax para después extenderse por todo el cuerpo, configurando una textura rugosa semejante a una lija. El brote puede durar más de una semana y conforme empieza a desaparacer, la piel alrededor de las puntas de los dedos de la mano y de los pies, así como en la ingle puede descamarse o desprenderse.

Las fases de la infección bacteriana de la escarlatina son cuatro y en total pueden durar de 20 a 30 días:

  • Incubación: posterior al contagio, la bacteria tarda alrededor de cinco días en incubarse.
  • Sintomatología general: es la fase incipiente del padecimiento, donde comienzan a manifestarse los síntomas. Su duración es de un día.
  • Agudización de los síntomas.
  • Descamación: puede durar varias semanas.

Riesgos potenciales:

La escarlatina es una enfermedad leve, pero de no tratarse a tiempo puede desencadenar una serie de complicaciones serias, como:

  • Adenitis cervical.
  • Daño renal.
  • Daño hepático.
  • Fiebre reumática, que puede afectar el cebrero, corazón y articulaciones.
  • Laringitis.
  • Amigdalitis.
  • Neumonía.
  • Sinusitis.
  • Inflamación o absceso de ganglios linfáticos.
  • Osteomielitis.
  • Otitis.

Diagnóstico y tratamiento:

Una vez que tu médico analiza tus síntomas e historial clínico, te realizará una revisión física y solicitará estudios de sangre y un exudado faríngeo para confirmar el diagnóstico de escarlantina.

El tratamiento consiste en beber abundantes líquidos, estar en reposo y la ingesta de analgésicos y antiinflamatorios para disminuir los síntomas, junto con antibióticos para eliminar las bacterias causantes de la infección y evitar complicaciones mayores que pongan en riesgo tu salud.

A pesar de que no existe una vacuna para prevenir la escarlatina, realizar una buena higiene de manos, sobre todo después de toser o estornudar, ir al baño y antes de preparar los alimentos, ayuda a prevenir las infecciones por estreptococos.

En el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC te brindamos servicios de atención médica con la más alta calidad y seguridad, desde la prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológicas, dermatológicas, reumáticas, nefrológicas, gastrointestinales, y hematológicas, tanto de padecimientos crónico-degenerativos como de cuadros agudos, mediante un modelo integral y multidisciplinario.

Centros y departamentos relacionados:

Medicina Interna
Radiología e Imagen Molecular
Laboratorio Clínico

Fuentes:

  • bphc.org
  • cdc.gov
  • cun.es
  • mayoclinic.org
  • medlineplus.gov
  • medigraphic.com
  • Dueñas-Villavicencio S, Mora-Estuche DI, González-Dueñas IM. Fase de descamación en la escarlatina. Mediciego. 2020;26(3):1-2.
  • Ortiz ROE, Álvarez II, Rodríguez WLO, et al. Un caso de hepatitis secundaria a escarlatina. An Med Asoc Med Hosp ABC. 2018;63(3):225-227.
  • Ortigosa GS, Sánchez BA, Crehuet AM, et al. Diagnóstico de escarlatina en 151 casos en el servicio de urgencias pediátricas durante 2006-2008. Rev Enfer Infec Pediatr. 2011;24.25(96):154-161.
  • González Pedraza-Avilés A, Ortiz-Zaragoza C, Mota-Vázquez R, et al. Sensibilidad antimicrobiana y caracterización de cepas de Streptococcus pyogenes aisladas de un brote de escarlatina. salud publica mex. 2002;44(5):437-441.

Medicina interna

En Medicina Interna, ofrecemos un servicio de atención médica de prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológica, dermatológicas.

La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.