Pie de atleta

21:55 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

¿Qué es Pie de atleta?

También conocido como tiña del pie o tinea pedis, el pie de atleta es producido por una infección de origen fúngico que por lo general aparece entre los dedos de los pies, aunque puede extenderse a diversas áreas del pie. Los hongos que generan esta infección pertenecen a la familia de los dermatofitos, que se alimentan de la queratina de la piel y pueden infectar a uno o ambos pies. El pie de atleta, cuyo nombre se debe a que suele ser una afección frecuente en los deportistas, es altamente contagioso y puede transmitirse por contacto directo con una persona infectada o al pisar descalzo superficies húmedas contaminadas como regaderas, jacuzzis, saunas, vestidores o piscinas. Algunos otros factores que pueden desencadenar el pie de atleta incluyen:
  • Compartir ropa, toallas, alfombras, calcetines o zapatos con personas infectadas.
  • Lesiones en la piel o en las uñas.
  • Mantener los pies húmedos por largo tiempo.
  • Pertenecer al sexo masculino.
  • Uso de calzado cerrado y ajustado que promueva la sudoración.
Asimismo, los ambientes calurosos y de humedad pueden favorecer el crecimiento de los organismos. Existen varios tipos de pie de atleta:
  • Interdigital: de alta frecuencia, se experimenta irritación, comezón y mal olor entre los dedos del pie.
  • Dermatofitosis: empieza en la planta como una descamación y se extiende por toda la zona provocando grietas.
  • Inflamatoria: su rasgo característico es la fetidez que despide y las pequeñas erupciones en la planta del pie.
  • Ulcerativa: es la menos común, se manifiesta con ampollas.

Síntomas

La sintomatología más frecuente consiste en:
  • Ampollas.
  • Irritación.
  • Enrojecimiento.
  • Comezón.
  • Grietas entre los dedos.
  • Inflamación.
  • Olor desagradable.
  • Resequedad cutánea.
  • Descamación de la piel.
Si tu pie presenta inflamción, se tornó caliente, purulento, o la infección se ha extendido hacia la pierna, acude de inmediato con tu médico, ya que pueden presentarse complicaciones de gravedad. Riesgos potenciales El pie de atleta puede afectar otras partes del cuerpo, como:
  • Manos: al rascarse o tocar las zonas contaminadas de los pies.
  • Uñas: si el hongo se aloja en las uñas, éstas pueden presentar decoloración, engrosamiento y la posibilidad de desprenderse.
  • Ingles: generalmente la infección se propaga por medio de toallas.

Diagnóstico y tratamiento

Tu médico, una vez que analice tus síntomas y tu historial clínico, examinará tus pies para valorar las zonas afectadas. Si lo considera necesario, realizará un raspado cutáneo para examinar en el microscopio y confirmar el diagnóstico. Por lo general, el tratamiento consiste en la aplicación de antimicóticos en crema, talco o aerosoles. Si la infección continúa semanas después, necesitarás ingerir antimicóticos orales. Prevención: Además del tratamiento médico, puedes llevar a cabo las siguientes medidas para reducir el riesgo de desarrollar pie de atleta, como:
  • Evitar caminar descalzo en las áreas públicas.
  • Mantener los pies limpios y secos.
  • Usar calcetines limpios todos los días y talco antifúngico en los pies.
  • Utilizar zapatos con ventilación.
En el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC te brindamos servicios de atención médica con la más alta calidad y seguridad, desde la prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológicas, dermatológicas, reumáticas, nefrológicas, gastrointestinales, y hematológicas, tanto de padecimientos crónico-degenerativos como de cuadros agudos, mediante un modelo integral y multidisciplinario.

Fuentes:

  • mayoclinic.org
  • medlineplus.gov
  • msdmanuals.com
  • topdoctors.es
  • cigna.com
  • medigraphic.com
  • Cruz-Meza S, Arenas R. Natación y tinea pedis en niños. Interpretación del pie de atleta en 24 pacientes. Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica. 2017;15(1):7-10.
  • Gómez-Sáenz A, Araiza-Santibáñez J. Onicomicosis por Neoscytalidium dimidiatum: un examen directo atípico . Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica. 2020;18(1):45-47.
  • Jiménez-Olvera HD, Briseño–Gascón G, Vásquez-del Mercado E, et al. Tinea pedis y otras infecciones podales: datos clínicos y microbiologícos en 140 casos. Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica. 2017;15(3):156-161.
  • Ulloa FM, Zumbado SCA. Onicomicosis causadas por hongos miceliales no dermatofitos. Rev Med Cos Cen. 2014;71(612):733-736.

						
La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.