Piel seca

21:55 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

¿Qué es Piel seca?

La resequedad cutánea, xerodermia o xerosis, es una afección común que implica la pérdida de humedad en la piel, volviéndola áspera, escamosa y agrietada, pudiendo ocasionar comezón, ardor y molestia. Dicho agotamiento de la humedad en la piel se da por efecto de la disminución de la capa sebácea de la epidermis que evita que la humedad se evapore y permite que las capas cutáneas internas se mantengan hidratadas. Cuando esta grasa se pierde debido a baños excesivos, a la utilización de jabones astringentes y detergentes con alto grado de abrasión, o al clima con baja humedad relativa (demasiado frío o caluroso); la piel se seca, ocasionando molestias que no representan mayor gravedad en gran parte de los casos y suelen ser temporales, pero si el cuadro se vuelve crónico o la sintomatología es intensa, es recomendable que acudas con un dermatólogo para recibir el tratamiento óptimo y buscar alguna patología subyacente que pueda ser el detonador de la resequedad cutánea. Las posibles complicaciones cuando existe piel seca que no se trata adecuadamente son:
  • Eccema.
  • Desarrollo de procesos infecciosos por las grietas y heridas en la piel que suelen dar paso libre a los gérmenes.

Síntomas

  • Piel de aspecto rugoso.
  • Sensación de restiramiento y acartonamiento en la piel.
  • Textura áspera en la piel.
  • Comezón.
  • Presencia de descamación.
  • Agrietamiento cutáneo.
  • Coloración grisácea.
  • Aspecto mate.
  • Coloración rojiza.
  • Ardor.
  • Sangrado a través de las grietas.
  • Molestia de ligera a moderada.
Riesgos potenciales:
  • La piel seca se presenta con mayor frecuencia entre mayor edad tengas, por lo que a partir de los 50 años o antes debes ponerle especial atención a tu piel para mantenerla hidratada.
  • Si te encuentras en la tercer edad, tienes un alto riesgo de desarrollar esta afección.
  • Si vives en climas secos, muy fríos o calurosos.
  • Mantienes tu piel sumergida en el agua por trabajo o aficiones.
  • Practicas natación en albercas tratadas con agua clorada.
Cómo prevenir la piel seca:
  • Mantén una correcta hidratación cutánea a través de la aplicación de cremas hidratantes.
  • Evita bañarte con agua caliente por periodos prolongados.
  • Abstente de usar jabones astringentes o abrasivos.
  • Evita exponer la piel a temperaturas muy frías.
  • No mantengas sumergidas las manos por mucho tiempo ni lo hagas reiteradamente.

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que el dermatólogo analice tu sintomatología e historial clínico, te practicará un examen físico con el que será suficiente para diagnosticar la piel seca, aunque si sospecha de alguna enfermedad subyacente que puede estar ocasionándola, te solicitará diversos estudios para descubrirla. El tratamiento a seguir dependerá de la gravedad de la sintomatología, si existe alguna infección secundaria o algún padecimiento que la genere, pero suelen recetarse cremas y ungüentos, además de una serie de recomendaciones de cuidados en casa. En el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC te brindamos servicios de atención médica con la más alta calidad y seguridad, desde la prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológicas, dermatológicas, reumáticas, nefrológicas, gastrointestinales, y hematológicas, tanto de padecimientos crónico-degenerativos como de cuadros agudos, mediante un modelo integral y multidisciplinario.

Fuentes: 

  • cun.es
  • medlineplus.gov
  • topdoctors.es
  • mayoclinic.org
  • msdmanuals.com
  • cigna.com
  • medigraphic.com
  • Aguirre MIL, Mendoza HD, López PGT, et al. Dermatitis atópica y comorbilidades en el paciente pediátrico. Alerg Asma Inmunol Pediatr. 2018;27(3):71-78.
  • Cortés-Ramírez JM, Cortés-de la Torre JMJ, Cortés-de la Torre RA, et al. Ictiosis secundaria a hipotiroidismo. Presentación de un caso. Med Int Mex. 2015;31(5):622-625.
  • Hernández-Barrera NR, Moncada B, Navarrete-Solís J, et al. Evaluación de cremas humectantes disponibles en México. Gac Med Mex. 2011;147(3):270-274.

						
La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.