Sarampión

21:55 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

Este padecimiento con elevado índice de contagio y preponderancia en la población infantil, es una infección respiratoria producida por un virus de la familia de los paramixovirus que afecta principalmente naríz y garganta. 

Su vehículo de contagio es a través de las gotas de fluidos emitidas al toser, estornudar o hablar, las cuales pueden ser inhaladas o al caer en alguna superficie, si alguien hace contacto con ellas y luego se toca los labios, nariz u ojos, puede contraer el virus que permanece activo por horas. 

El sarampión es una enfermedad grave que puede llegar a ser mortal sobre todo en niños menores de cinco años. A medida que el uso de la vacuna se ha extendido a nivel mundial, el número de contagios y muertes ha disminuido, pero es un padecimiento que continúa muy activo, por lo que es necesario seguir promoviendo la vacunación responsable contra este virus.

Síntomas:

La sintomatología característica comienza a manifestarse a partir de que termina el periodo de incubación del virus, que es entre 8 y 15 días posteriores al contagio: 

  • Pequeñas manchas blancas en la cavidad oral.
  • Erupciones rojizas en la piel acompañadas de manchas del mismo color. 
  • Temperatura elevada.
  • Tos sin flemas.
  • Congestión y fluido nasal.
  • Garganta irritada y adolorida.
  • Conjuntivitis.

Las fases de la infección por el virus del sarampión son cuatro y en total pueden durar de tres a cuatro semanas:

  • Contagio/incubación: posterior al contagio, el virus requiere de 8 a 15 días para incubarse. En esta fase no hay sintomatología. 
  • Sintomatología general: es la fase incipiente del padecimiento, donde comienzan a manifestarse síntomas que no son exclusivos del sarampión, por lo que pueden confundirse con otras afecciones. Su duración es de tres a cuatro días. 
  • Agudización de los síntomas y erupciones cutáneas: en esta etapa la fiebre aumenta considerablemente y brotan las erupciones características del sarampión, primero en la cara y después en las extremidades superiores e inferiores. 
  • Fase de contagio: dura de ocho a 10 días, lapso que inicia cuatro o cinco días antes del brote eruptivo, y concluye en el momento en que dicho brote ha permanecido por cuatro o cinco días más.  

Este padecimiento puede desencadenar una serie de complicaciones serias, tales como:

  • Afectaciones en la laringe y los bronquios.
  • Infecciones bacterianas en el oído. 
  • Encefalitis.
  • Parto prematuro y mortalidad de la madre.
  • Graves infecciones por neumonía. 

Diagnóstico y tratamiento:

Una vez que tu médico analiza tus síntomas y tu historial clínico, te realizará una revisión física para observar el tipo de lesiones cutáneas que presentas en el interior de la boca o en el resto del cuerpo. Sin embargo, estas erupciones pueden deberse también a otras enfermedades, por lo que es necesario llevar a cabo un estudio de sangre, un exudado faríngeo o un análisis de orina, para confirmar el diagnóstico de sarampión.  

Al tratarse de un padecimiento viral, no existe cura ni terapia determinada, pero suele tratarse con analgésicos, antiinflamatorios, suplemento de vitamina A, y antibióticos en caso de haber desarrollado alguna infección bacteriana adicional.

En el caso de que hayas estado expuesto al virus y aún no desarrollas los síntomas, es recomendable aplicarse la vacuna, lo cual no garantiza que no adquieras la enfermedad, pero sí ayuda a que su manifestación sea más leve y de menor duración. 

Asimismo, se sugiere en mujeres embarazadas, bebés y adultos inmunodeprimidos, la aplicación de anticuerpos por medio de la inmunoglobulina sérica para fortalecer el sistema inmunológico, previniendo la enfermedad o aligerando la intensidad de los síntomas. 

En el Centro de Pediatría brindamos cuidado especializado a los pequeños pacientes desde el momento de su nacimiento hasta que se convierten en adultos, a través de nuestros servicios de atención pediátrica, oncología, neurología y cardiología al nivel de los mejores centros médicos del mundo.

Centros y departamentos relacionados:

Fuentes: 

  • kidshealth.org
  • medlineplus.gov
  • mayoclinic.org
  • msdmanuals.com
  • healthline.com
  • cigna.com
  • cun.es
  • medigraphic.com
  • García-Carrillo LE, Coria-Lorenzo JJ, Alonso-Pérez NC, et al. Sarampión en México, 2020. Acta Pediatr Mex. 2021;42(3):128-141.
  • Ramírez-Sánchez SC. El antiguo enemigo resurge: el sarampión está de vuelta. Rev Enferm IMSS. 2020;28(2):71-74.
  • Vargas-Soler JA, Morales-Camacho WJ, Plata-Ortiz S, et al. Sarampión en pediatría: el resurgir de una enfermedad prevenible por vacunación. Rev Mex Pediatr. 2020;87(1):30-37. doi:10.35366/93266. 
  • Díaz RRD. Sarampión. La necesidad de mantener la alerta. Enf Infec Microbiol. 2020;40(1):5-7.
La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.