¿Qué es un trasplante de células hematopoyéticas?

El trasplante de células hematopoyéticas o médula ósea es un tratamiento para algunos tipos de cáncer, enfermedades inmunológicas o hematológicas. Por ejemplo, se podría realizar un trasplante a los pacientes con leucemia, mieloma múltiple o algunos tipos de linfoma.

Una parte de los huesos denominada “médula ósea” es el tejido blando y esponjoso que se encuentra dentro de los huesos y se encarga de producir las células sanguíneas. Contiene células denominadas células madre “hematopoyéticas”, las cuales se pueden convertir en otros tipos diversos de células. Se pueden convertir en más células de la médula ósea o pueden convertirse en cualquier otro tipo de células sanguíneas.

El trasplante de médula ósea es un procedimiento que restaura las células madre que se destruyeron por las dosis elevadas de quimioterapia o de radioterapia.

Hay tres tipos de trasplantes:

  • En los trasplantes autólogos, los pacientes reciben sus propias células madre.
  • En los trasplantes singénicos, los pacientes reciben células madre de sus gemelos idénticos.
  • En los trasplantes alogénicos, los pacientes reciben células madre de su hermano, de su hermana o de uno de los padres. Una persona sin parentesco con el paciente (un donante no emparentado) puede aportar las células madre también.

Algunos tipos de cáncer y otras enfermedades evitan que las células hematopoyéticas se desarrollen normalmente. Si no son normales, no podrán producir ninguna célula sanguínea. Un trasplante de células proporciona y produce células nuevas y sanas.

Para los pacientes diagnosticados con leucemia, linfoma y otras enfermedades potencialmente mortales, un trasplante de células hematopoyéticas (médula ósea) puede ser su mejor opción de tratamiento.

Con el fin de minimizar los posibles efectos secundarios, se trasplantan con más frecuencia células madre que son las más compatibles con las del paciente. Cada persona tiene un conjunto distinto de proteínas, llamadas antígenos del grupo leucocitario humano (human leukocyte-associated, HLA) en la superficie de las células. Este conjunto de proteínas se identifica por medio de un análisis especial de sangre.

En la mayoría de los casos, cuanto más compatibles son los antígenos HLA de las células madre del donante con los antígenos de las células madre del paciente, más exitoso es el trasplante alogénico. En cuanto mayor es el número de antígenos HLA compatibles, mayor será la posibilidad de que el cuerpo del paciente acepte las células madre del donante. Por lo general, es menos probable que los pacientes padezcan la complicación conocida como enfermedad de injerto contra hospedador (graft-versus-host disease, GVHD) si la compatibilidad de las células madre del donante con las del paciente es bastante cercana.

Sin embargo, el 70% de los pacientes que necesitan un trasplante no tienen un donante HLA completo en su familia. Dependen del Programa Nacional de Donantes de Médula Ósea / Be The Match ® y así tener la oportunidad de curarse.

Contacta a nuestro Centro de Trasplantes ABC para solicitar más información: 5230-8081

 

También te puede interesar

Centro de Gineco-obstetricia

Centro de trasplantes

Centro Neurológico