Edificio del área de cancer

Imagenología y radiologíaintervencionista oncológica

Imagenología y radiología
intervencionista oncológica

Los estudios de imagen juegan un papel esencial y cada vez mayor en la oncología. Contamos con tecnología de punta y médicos expertos en la detección temprana, evaluación diagnóstica, caracterización, estadificación, seguimiento, monitoreo de respuesta terapéutica y la vigilancia activa del cáncer.

Se utilizan diversas modalidades, rayos-x convencionales, tomografía computada (CT o TAC), resonancia magnética (RM), ultrasonido (US), tomografía por emisión de positrones (PET), y/o equipos híbridos que proporcionan imágenes fusionadas (PET-CT), según la localización del tumor, la fase de la enfermedad, el objetivo principal del estudio, entre otros factores.

Ofrecemos tecnología especializada de alta resolución para la evaluación del cáncer de mama, como la mastografía digital, y para el cáncer de próstata, la Resonancia Magnética Multiparamétrica Prostática (RMmp), una técnica avanzada para la caracterización detallada de las lesiones y la toma de decisiones terapéuticas, por ejemplo, ayudando a distinguir aquellas que requieren tratamiento de las que pueden seguirse con vigilancia activa.

Nuestros radiólogos intervencionistas realizan procedimientos mínimamente invasivos guiados por imágenes en tiempo real, tanto diagnósticos (biopsias) como terapéuticos (ablación), con gran precisión. Las biopsias guiadas por imagen buscan definir la localización exacta de la lesión tumoral y obtener una muestra de tejido tumoral óptima para el diagnóstico histopatológico y/o el análisis molecular. La ablación por radiofrecuencia, microondas o congelación, tiene como finalidad la destrucción del tumor sin extirparlo (el cuerpo elimina el tejido tumoral muerto dejando una cicatriz), es decir, sin necesidad de cirugía.

Crioablación de metástasis hepática

Crioablación de metástasis hepática
El radiólogo intervencionista utiliza imágenes en tiempo real para guiar una aguja/un catéter a la lesión tumoral.

Crioablación de metástasis hepática
El radiólogo intervencionista utiliza imágenes en tiempo real para guiar una aguja/un catéter a la lesión tumoral.

Medicina nuclear
oncológica

En el campo del tratamiento, contamos con los radiofármacos de última generación para ofrecerte la Teranóstica. El tratamiento teranóstico, término derivado de la combinación de ‘terapia’ y ‘diagnóstico’, consiste en inyectar un radio fármaco [o agente teranóstico] en pequeñas dosis y obtener una imagen de las zonas de captación del radiofármaco que corresponde a las lesiones tumorales.

Basado en los resultados de esta imagen diagnóstica, y con estrictas guías de seguridad, se prescribe una dosis mayor del radiofármaco (dosis de radiación terapéutica). La radiación que emite el radiofármaco dentro de las lesiones tumorales destruye a las células cancerosas selectivamente, minimizando el daño a las células sanas adyacentes. Se suelen dar varias sesiones de tratamiento, monitoreando la respuesta con imágenes.

La teranóstica se ha utilizado por muchos años en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer tiroideo. Ahora, el desarrollo de radiofármacos novedosos está permitiendo que la teranóstica ofrezca nuevas posibilidades de terapia a un número creciente de tumores, entre ellos, tumores neuroendocrinos, neuroblastoma y cáncer de próstata.

Medicina Nuclear Terapéutica (Teranóstica)

El agente teránostico 77 Lu-PSMA ofrece una nueva alternativa en el tratamiento del cáncer de próstata. El PSMA o antígeno de membrana específico de próstata, es un receptor que se sobreexpresa en cierto tipos de cáncer de próstata, siendo un blanco molecular ideal con fines diagnóstico-terapéutico para el cancer prostático metastásico, y se explora su utilización en etapas más tempranas de la enfermedad

Medicina Nuclear Diagnóstica y de Seguimiento

El PET proporciona una imagen corporal total para el rastreo de metástasis
La fusión del PET con otros estudios de imagen PET/CT y/o PET/MRI, ayuda a precisar la localización anatómica de las lesiones tumorales
El PET F-FDG(PET utilizando el radiotrazdor Flurodesoxiglucosa) permite detectar y medir la actividad metabólica tumoral debido al alto consumo de glucosa de la mayoría de las células neoplásicas

Con equipo de vanguardia y, radiotrazadores y agentes teranósticos de nueva generación, el Departamento de Medicina Nuclear del ABC ofrece lo último en el diagnóstico, seguimiento y tratamiento del cáncer.

A través del equipo PET (Positron Emission Tomography), o tomografía por emisión de positrones, y mediante la utilización de radiotrazadores o radiofármacos inyectados en pequeñas dosis, se rastrea la diseminación del cáncer en todo el cuerpo. El PET detecta lesiones no visibles con otros estudios de imagen, logrando identificar metástasis ocultas, una estadificación más precisa y la detección más temprana de recurrencias. Además, proporciona información funcional indicando el grado de actividad tumoral y de respuesta al tratamiento.

Medicina nuclear
oncológica

Medicina Nuclear Diagnóstica y de Seguimiento

Tomografía por emisión de positrones.

El PET proporciona una imagen corporal total para el rastreo de metástasis
La fusión del PET con otros estudios de imagen PET/CT y/o PET/MRI, ayuda a precisar la localización anatómica de las lesiones tumorales
El PET F-FDG(PET utilizando el radiotrazdor Flurodesoxiglucosa) permite detectar y medir la actividad metabólica tumoral debido al alto consumo de glucosa de la mayoría de las células neoplásicas

Con equipo de vanguardia y, radiotrazadores y agentes teranósticos de nueva generación, el Departamento de Medicina Nuclear del ABC ofrece lo último en el diagnóstico, seguimiento y tratamiento del cáncer.

A través del equipo PET (Positron Emission Tomography), o tomografía por emisión de positrones, y mediante la utilización de radiotrazadores o radiofármacos inyectados en pequeñas dosis, se rastrea la diseminación del cáncer en todo el cuerpo. El PET detecta lesiones no visibles con otros estudios de imagen, logrando identificar metástasis ocultas, una estadificación más precisa y la detección más temprana de recurrencias. Además, proporciona información funcional indicando el grado de actividad tumoral y de respuesta al tratamiento.

Medicina Nuclear Terapéutica (Teranóstica)

El agente teránostico 77 Lu-PSMA ofrece una nueva alternativa en el tratamiento del cáncer de próstata. El PSMA o antígeno de membrana específico de próstata, es un receptor que se sobreexpresa en cierto tipos de cáncer de próstata, siendo un blanco molecular ideal con fines diagnóstico-terapéutico para el cancer prostático metastásico, y se explora su utilización en etapas más tempranas de la enfermedad

En el campo del tratamiento, contamos con los radiofármacos de última generación para ofrecerte la Teranóstica. El tratamiento teranóstico, término derivado de la combinación de ‘terapia’ y ‘diagnóstico’, consiste en inyectar un radio fármaco [o agente teranóstico] en pequeñas dosis y obtener una imagen de las zonas de captación del radiofármaco que corresponde a las lesiones tumorales.

Basado en los resultados de esta imagen diagnóstica, y con estrictas guías de seguridad, se prescribe una dosis mayor del radiofármaco (dosis de radiación terapéutica). La radiación que emite el radiofármaco dentro de las lesiones tumorales destruye a las células cancerosas selectivamente, minimizando el daño a las células sanas adyacentes. Se suelen dar varias sesiones de tratamiento, monitoreando la respuesta con imágenes.

La teranóstica se ha utilizado por muchos años en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer tiroideo. Ahora, el desarrollo de radiofármacos novedosos está permitiendo que la teranóstica ofrezca nuevas posibilidades de terapia a un número creciente de tumores, entre ellos, tumores neuroendocrinos, neuroblastoma y cáncer de próstata.

Oncología de Precisión

Los avances en la oncología han permitido descubrir que el cáncer tiene una base genómica. Se conocen las alteraciones genómicas o mutaciones responsables del desarrollo y crecimiento de muchos tipos de cáncer. Esto ha llevado al desarrollo de nuevas terapias para el cáncer, innovadores fármacos dirigidos en contra de dichas alteraciones o blancos moleculares, las llamadas ‘terapias dirigidas’ o ‘terapias blanco’.

La oncología de precisión se centra en buscar las alteraciones genómicas únicas de tu cáncer y ampliar tus opciones terapéuticas mediante la selección de dichas terapias dirigidas.

Además, la evaluación de otras características como la carga mutacional del tumor o Tumor Mutational Burden (TMB) y/o la inestabilidad de microsatélite pueden ayudar a predecir la respuesta a inmunoterapias.

La Unidad de Medicina de Precisión Oncológica está dedicada a traer los avances de la genómica a la práctica oncológica en el ABC y una constante actualización del conocimiento en esta área. Buscamos alianzas con las compañías genómicas y genéticas internacionales más importantes en la oncología, no solo para ofrecer las pruebas más avanzadas y validadas a los pacientes del ABC, si no también para traerles el beneficio del ‘expertise’ de dichas compañías, a través de Molecular Tumor Boards, entre otras plataformas de la oncología de precisión.

ABC Cancer Center Molecular
Tumor Board

Somos el primer centro médico en México en implementar sesiones de Molecular Tumor Board con expertos moleculares y oncólogos clínicos internacionales. Se ahonda en la interpretación de las alteraciones genómicas encontradas y su significado clínico en el paciente, se revisan publicaciones recientes, se evalúan las posibles terapias dirigidas y combinaciones terapéuticas estratégicas, se explora la elegibilidad a ensayos clínicos, etc. en busca de las mejores opciones terapéuticas.

ABC Cancer Center
Molecular Tumor Board

separador_center

Somos el primer centro médico en México en implementar sesiones de Molecular Tumor Board con expertos moleculares y oncólogos clínicos internacionales. Se ahonda en la interpretación de las alteraciones genómicas encontradas y su significado clínico en el paciente, se revisan publicaciones recientes, se evalúan las posibles terapias dirigidas y combinaciones terapéuticas estratégicas, se explora la elegibilidad a ensayos clínicos, etc. en busca de las mejores opciones terapéuticas.

Pruebas para conocer las alteraciones genómicas específicas de tu cáncer

Aunque se pueden analizar únicamente los genes individuales más comúnmente mutados en el tipo de cáncer, es preferible obtener el perfil molecular tumoral a través de “paneles de secuenciación de nueva generación” o “Next Generation Sequencing (NGS)”, que evalúan cientos de genes asociados al cáncer.

El obtener el perfil molecular tumoral permite descubrir otras alteraciones genómicas (además de las más conocidas para el tipo de tumor) para las cuales pudieran existir terapias dirigidas, descartar posibles mutaciones relacionadas con resistencia a las terapias dirigidas y buscar combinaciones terapéuticas estratégicas, entre otras ventajas.

El análisis genómico se realiza en muestras de tejido tumoral obtenido por biopsia o cirugía y en estadios avanzados metastásicos también en muestras de sangre (las llamadas “biopsias líquidas” o “biopsias no invasivas”).

Biopsia líquida

En el cáncer avanzado metastásico, el análisis del ADN tumoral circulante (ctDNA) en sangre o biopsia líquida, ofrece una alternativa no invasiva para obtener el perfil molecular tumoral y guiar la selección de terapias dirigidas.

Las biopsias líquidas de seguimiento o “seriadas” permiten evaluar respuestas al tratamiento, la identificación de alteraciones genómicas secundarias al tratamiento (mutaciones de resistencia) que pueden ser la causa de la progresión de la enfermedad y que dictarán un cambio en el régimen terapéutico, la detección temprana de recurrencia de la enfermedad a nivel molecular, así como la aparición de nuevas mutaciones durante la evolución de la enfermedad. El monitoreo de la cantidad de ctDNA puede, a su vez, reflejar la respuesta al tratamiento.

La biopsia líquida, a diferencia del análisis molecular en tejido tumoral, puede capturar las alteraciones genómicas provenientes de las distintas metástasis, es decir, puede abarcar la heterogeneidad de la enfermedad.

Pruebas genéticas para el diagnóstico del cáncer hereditario

A diferencia de las mutaciones adquiridas o somáticas en el cáncer esporádico, el cáncer hereditario se debe a mutaciones germinales (heredables) que pueden transmitirse de generación en generación. La prueba suele realizarse en muestras de sangre.

Según la mutación específica se puede determinar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, en pacientes y sus familiares, permitiendo estrategias multidisciplinares de prevención o la detección temprana y tratamiento oportuno de dichos tumores. La identificación de mutaciones germinales en ciertos genes puede predecir el comportamiento del cáncer y/o la respuesta a ciertas terapias dirigidas.

Patología oncológica

Nuestros patólogos forman parte integral del equipo multidisciplinar oncológico. La información que proporcionan al realizar la evaluación histopatológica y que incluye el tipo específico de cáncer, su grado de diferenciación, tamaño, su nivel de invasión, presencia o ausencia de invasión vascular, perineural y a órganos adyacentes, número de ganglios con y sin metástasis, la evaluación de los bordes quirúrgicos y la estadificación patológica, es esencial para la toma de decisiones terapéuticas.

En pacientes que han recibido terapia neoadyuvante, es decir, generalmente quimioterapia previa a la cirugía, el patólogo evalúa la respuesta al tratamiento reportando si existe un tumor viable residual y en qué porcentaje.

En situaciones en que existen muestras previas, se comparan con la muestra actual para determinar si el tumor ha avanzado de grado histológico y para distinguir entre una metástasis o un segundo primario.

Durante los procedimientos quirúrgicos, el cirujano oncológico puede requerir de un estudio intraoperatorio por congelación, mediante el cual el patólogo brinda información relevante que guía el abordaje quirúrgico más indicado. El cirujano puede enviar al patólogo una biopsia para determinar si un tumor es benigno o maligno, puede enviar bordes quirúrgicos para asegurar que estén libres de tumor, o muestras del tumor y asegurar de que sean representativas y suficiente para llegar a un diagnóstico definitivo en los cortes en parafina.

También realizan diagnósticos citopatológicos o el análisis morfológico de células, en células exfoliadas u obtenidas de fluidos corporales y aspiraciones con agujas finas.

Contamos con un número creciente de marcadores de inmunohistoquímica para lograr clasificaciones más precisas de tipos y subtipos de tumores y para detectar la presencia de micrometástasis en ganglios linfáticos, entre otras aplicaciones clínicas. Nuestro Laboratorio de Patología Molecular realiza pruebas, tales como PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y FISH (hibridación in situ fluorescente), de relevancia diagnóstica, pronostica y terapéutica, a través de la detección de blancos moleculares.

Cuando el oncólogo solicita pruebas moleculares más avanzadas, como la secuenciación de nueva generación, nuestros patólogos se aseguran de que la muestra que se envía al laboratorio correspondiente sea la óptima para obtener el resultado más confiable.

Patología oncológica

Nuestros patólogos forman parte integral del equipo multidisciplinar oncológico. La información que proporcionan al realizar la evaluación histopatológica y que incluye el tipo específico de cáncer, su grado de diferenciación, tamaño, su nivel de invasión, presencia o ausencia de invasión vascular, perineural y a órganos adyacentes, número de ganglios con y sin metástasis, la evaluación de los bordes quirúrgicos y la estadificación patológica, es esencial para la toma de decisiones terapéuticas.

En pacientes que han recibido terapia neoadyuvante, es decir, generalmente quimioterapia previa a la cirugía, el patólogo evalúa la respuesta al tratamiento reportando si existe un tumor viable residual y en qué porcentaje.

En situaciones en que existen muestras previas, se comparan con la muestra actual para determinar si el tumor ha avanzado de grado histológico y para distinguir entre una metástasis o un segundo primario.

Durante los procedimientos quirúrgicos, el cirujano oncológico puede requerir de un estudio intraoperatorio por congelación, mediante el cual el patólogo brinda información relevante que guía el abordaje quirúrgico más indicado. El cirujano puede enviar al patólogo una biopsia para determinar si un tumor es benigno o maligno, puede enviar bordes quirúrgicos para asegurar que estén libres de tumor, o muestras del tumor y asegurar de que sean representativas y suficiente para llegar a un diagnóstico definitivo en los cortes en parafina.

También realizan diagnósticos citopatológicos o el análisis morfológico de células, en células exfoliadas u obtenidas de fluidos corporales y aspiraciones con agujas finas.

Contamos con un número creciente de marcadores de inmunohistoquímica para lograr clasificaciones más precisas de tipos y subtipos de tumores y para detectar la presencia de micrometástasis en ganglios linfáticos, entre otras aplicaciones clínicas. Nuestro Laboratorio de Patología Molecular realiza pruebas, tales como PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y FISH (hibridación in situ fluorescente), de relevancia diagnóstica, pronostica y terapéutica, a través de la detección de blancos moleculares.

Cuando el oncólogo solicita pruebas moleculares más avanzadas, como la secuenciación de nueva generación, nuestros patólogos se aseguran de que la muestra que se envía al laboratorio correspondiente sea la óptima para obtener el resultado más confiable.

Nuestras
Ubicaciones

En el Centro Médico ABC estamos preparados para atenderte en cualquiera de nuestros campus las 24 horas / 7 días.

Campus Observatorio

Sur 136 No. 116, Col. Las Américas,
Álvaro Obregón, 01120, Cd. de México.

Tel. 55 5230 8000

Campus Santa Fe

Av. Carlos Graef Fernández 154, Col. Santa Fe,
Cuajimalpa, 05300, Cd. de México.

Tel. 55 1103 1600