Síndrome urémico hemolítico (SUH)

21:55 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

¿Qué es Síndrome urémico hemolítico (SUH)?

Se trata de un padecimiento de gravedad en el que se presenta un cuadro de daño renal por trombocitopenia (formación de coágulos) y anemia hemolítica, siendo la causa más frecuente un proceso infeccioso bacteriano provocado por algunas cepas de Escherichia coli, que ocasionan el desarrollo de trombos en los vasos sanguíneos de los riñones, dando pie a una insuficiencia renal que puede ser de fatales consecuencias. Si bien, el síndrome urémico hemolítico puede afectar a cualquier individuo, resulta más común en los niños, y al ser producto, la mayoría de las veces, de una infección bacteriana por Escherichia coli, la afección se manifiesta en un inicio con episodios diarreicos en los que aparece sangre en las heces. Otras de las posibles causas del síndrome urémico hemolítico y que no provocan diarrea son:
  • Infección por neumococo.
  • Infección por VIH.
  • Infección por influenza.
  • Medicamentos contra el cáncer e inmunosupresores.
  • Embarazo.
  • Mutaciones genéticas.
  • Afecciones autoinmunes.
Al ser una enfermedad seria, el síndrome urémico hemolítico debe ser diagnosticado y tratado oportunamente para lograr la recuperación y evitar complicaciones que pongan en riesgo la vida del paciente.

Síntomas

La sintomatología depende del origen del padecimiento, aunque en todos los casos suelen presentarse los siguientes síntomas:
  • Hemorragias nasales y bucales.
  • Menor producción de orina.
  • Hematuria.
  • Palidez extrema.
  • Cansancio.
  • Problemas para respirar.
  • Hematomas.
  • Edema en las extremidades inferiores, rostro y manos.
  • Desconexión y confusión mental.
  • Episodios convulsivos.
  • Hipertensión arterial.
Cuando el síndrome urémico hemolítico surge a raíz de la bacteria Escherichia coli, antes de que aparezcan los síntomas ya mencionados, se manifiestan:
  • Episodios diarreicos.
  • Sangre en las heces.
  • Dolor e inflamación abdominal.
  • Náusea.
  • Vómito.
  • Temperatura elevada.
Las posibles complicaciones de esta afección incluyen:
  • Insuficiencia renal.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Afectaciones intestinales, pancreáticas y en la vesícula biliar.
  • Patologías cardiacas.
  • Hemorragias por problemas de coagulación.
  • Estado de coma.
  • Muerte.

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que el médico analice tu sintomatología e historial clínico, te realizará una revisión física y te solicitará estudios de sangre, orina y excremento para tener elementos para establecer el diagnóstico. El tratamiento a seguir deberá ser administrado en hospitalización para recibir líquidos intravenosos, transfusiones de sangre y terapia farmacológica continua. Asimismo, puede ser necesario practicarte procedimientos de diálisis renal, recambio plasmático, o si tus riñones están excesivamente dañados, la opción sería un trasplante renal. En el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC te brindamos servicios de atención médica con la más alta calidad y seguridad, desde la prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológicas, dermatológicas, reumáticas, nefrológicas, gastrointestinales, y hematológicas, tanto de padecimientos crónico-degenerativos como de cuadros agudos, mediante un modelo integral y multidisciplinario.

Fuentes:

  • topdoctors.es
  • mayoclinic.org
  • medlineplus.gov
  • msdmanuals.com
  • cun.es
  • cigna.com
  • medigraphic.com
  • Mena MVR, Puig SL. Avances en el conocimiento de la patogénesis del síndrome hemolítico urémico. Rev Cubana Pediatr. 2019;91(3):1-15.
  • Jiménez-García R, Rebolledo-Zamora A, Vázquez-Perdomo MRM, et al. Síndrome urémico hemolítico atípico. Reporte de caso y revisión de la bibliografía. Acta Pediatr Mex. 2018;39(3):250-255.
  • Sanabria FS, Lara VHP. Síndrome urémico hemolítico. Rev Med Cos Cen. 2009;66(588):213-217.

						
La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.