¿Qué es el cáncer colorrectal?

El término cáncer colorrectal se usa para referirse al cáncer que se origina en el colon o el recto, dependiendo del origen, y a menudo se agrupan porque tienen muchas características comunes.

FACTORES DE RIESGO DEL CÁNCER COLORRECTAL

Muchos factores relacionados con el estilo de vida han sido vinculados al cáncer colorrectal. De hecho, la relación que hay entre la alimentación, el peso y el ejerciciocon el riesgo de cáncer colorrectal es una de las más fuertes para cualquier tipo de cáncer.

Algunos factores modificables son:

Sobrepeso u obesidad

El sobrepeso u obesidad aumentan el riesgo de padecer cáncer colorrectal. El sobrepeso aumenta el riesgo de cáncer de colon tanto en los hombres como en las mujeres, aunque esta asociación parece ser mayor entre los hombres.

Inactividad física

El sedentarismo propicia una mayor probabilidad de padecer cáncer colorrectal. Estar activo podría ayudar a disminuir el riesgo.

Ciertos tipos de alimentos

Una alimentación con un alto consumo de carne roja (res, cerdo, cordero o hígado) y carnes procesadas (tal como hot dogs y embutidos) aumentan el riesgo de cáncer colorrectal.

Cocinar las carnes a temperaturas muy altas (freír, asar o cocinar a la parrilla) crea químicos que pueden aumentar el riesgo de cáncer, aunque no está claro en qué cantidad esto puede aumentar su riesgo.

Una alimentación con un alto consumo de vegetales, verduras, frutas y granos integrales ha sido relacionada con un menor riesgo de cáncer colorrectal, aunque los suplementos de fibra no han demostrado que puedan ayudar a reducir este riesgo.

Tabaquismo

Las personas que han fumado por mucho tiempo tienen una probabilidad mayor de padecerlo que las personas que no. Se sabe que fumar causa cáncer de pulmón, pero también está relacionado con otros cánceres, como el colorrectal.

Consumo excesivo de alcohol

Limitar el consumo de alcohol a no más de dos tragos al día para los hombres y un trago al día para las mujeres podría dar muchos beneficios a la salud, incluyendo un menor riesgo de cáncer colorrectal.

Factores no modificables:

Una edad avanzada

El riesgo del cáncer colorrectal aumenta con la edad. Los adultos más jóvenes pueden padecer cáncer colorrectal, pero las probabilidades aumentan significativamente después de los 50 años.

Antecedente personal de cáncer colorrectal o pólipos colorrectales

Si hay un antecedente de pólipos adenomatosos (adenomas) en el colon o el recto, hay un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Esto es especialmente cierto si los pólipos son grandes o si existen muchos de ellos.

Si ha padecido cáncer colorrectal, aunque se le haya extirpado completamente, tiene más probabilidades de padecer nuevos cánceres en otras áreas del colon y del recto. Las probabilidades de que esto suceda son mayores si se presentó cáncer colorrectal más joven.

Antecedente personal de enfermedad inflamatoria del intestino

Padecer la enfermedad inflamatoria del intestino (inflammatory bowel disease, IBD), incluyendo colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, aumenta el riesgo de cáncer colorrectal.

La IBD es una afección en la que el colon se encuentra inflamado por un tiempo muy prolongado. Las personas que han padecido IBD por muchos años a menudo llegan a tener displasia. El término displasia se utiliza para describir las células en el revestimiento del colon o del recto que lucen anormales (pero no como cancerosas), pero pueden transformarse en cáncer con el paso del tiempo.

Las personas con IBD deben iniciar las pruebas de detección del cáncer colorrectal a una edad más temprana y hacerse las pruebas con más frecuencia.

La enfermedad inflamatoria intestinal es diferente al síndrome de intestino irritable (IBS). El IBS no está relacionado con cáncer colorrectal.

Antecedente familiar de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos

La mayoría de los cánceres colorrectales se descubren en personas sin antecedentes familiares de este. A pesar de esto, tanto como una de cada cinco personas con cáncer colorrectal tiene otros familiares que lo han padecido

Las personas con un antecedente de cáncer colorrectal en un familiar de primer grado (padres, hermanos o hijos) tienen un mayor riesgo. El riesgo es aún mayor si el familiar de primer grado fue diagnosticado cuando tenía menos de 45 años, o si más de un familiar de primer grado ha sido afectado.

Las causas del riesgo aumentado no están claras en todos los casos. Los cánceres que “vienen de familia” pueden deberse a genes heredados, a que se comparten factores ambientales o a cierta combinación de factores.

Tener familiares que hayan tenido pólipos adenomatosos también está relacionado con un mayor riesgo de cáncer de colon.

Síndromes hereditarios

Alrededor del 5% al 10% de las personas que padecen cáncer colorrectal presentan defectos genéticos hereditarios (mutaciones) que pueden causar síndromes de cáncer familiares y que pueden llevar a padecer la enfermedad.

Los síndromes hereditarios más comunes relacionados con los cánceres colorrectales son la poliposis adenomatosa familiar y el síndrome de Lynch (cáncer colorrectal hereditario sin poliposis o HNPCC), aunque otros síndromes menos comunes también pueden aumentar el riesgo de cáncer colorrectal.

Antecedentes étnicos y raciales

Las personas de la raza negra tienen las tasas de incidencia y de mortalidad de cáncer colorrectal más altas de todos los grupos raciales de los Estados Unidos. Las razones de esto todavía se desconocen.

Los judíos con ascendencia en Europa Oriental (judíos Ashkenazi) tienen uno de los mayores riesgos de cáncer colorrectal en comparación con cualquier otro grupo étnico en el mundo. Se han encontrado varias mutaciones genéticas que conducen a un riesgo aumentado de cáncer colorrectal en este grupo. El más común de estos cambios genéticos, llamado la mutación I1307K APC, se presenta en aproximadamente un 6% de los judíos en los Estados Unidos.

Diabetes tipo 2

Las personas con diabetes tipo 2 tienen un riesgo aumentado de padecer cáncer colorrectal. Tanto la diabetes tipo 2 como el cáncer colorrectal comparten algunos de los mismos factores de riesgo. Sin embargo, aun cuando se toman estos factores en consideración, las personas con diabetes tipo 2 todavía presentan un riesgo aumentado. Estas personas también suelen tener un pronóstico menos favorable después del diagnóstico.

EN NUESTRO CENTRO DE CÁNCER ABC CONTAMOS CON SERVICIOS Y TRATO DE EXCELENCIA PARA TODOS NUESTROS PACIENTES ¡VISÍTANOS!