Hemangioma

21:54 - 4 mayo , 2021

Padecimiento

Se trata de una tumoración benigna conocida también como marca roja de nacimiento, ocasionada por una anomalía en el desarrollo de los vasos sanguíneos. Si bien, es susceptible de presentarse en todas las zonas corporales, suelen aparecer en el cuello, la cara, el pecho, la espalda, y alrededor de los ojos de los recién nacidos, aunque también es posible que se manifiesten durante el primer año de vida.

Tipos de hemangioma:

  • Capilar: localizado en la epidermis.
  • Cavernoso: aparece en la dermis.

Cuando los hemangiomas aparecen cerca de los ojos, suelen afectar el desarrollo ocular, provocando afecciones de la vista, tales como el glaucoma y la ambliopía, o dañar el nervio óptico, provocando ceguera.

Gran parte de estas malformaciones, cuya causa se desconoce, pero se cree que obedecen a anomalías en proteínas placentarias, van desapareciendo progresivamente a lo largo de los años, por lo que más del 90% de ellas, se desvanecen antes de cumplir los 10 años de edad.

Los hemangiomas atacan con mayor frecuencia a bebés prematuros de raza blanca del género femenino.

Aparecen una o varias protuberancias rojizas que van creciendo rápidamente en unos meses, aumentando su volumen y altura hasta formar un montículo con apariencia de resina que se eleva sobre la piel.

Llegando al punto mencionado, detiene su crecimiento y comienza a disminuir su volumen paulatinamente con el paso de los años hasta desaparecer en su totalidad entre los cinco y 10 años de edad, dejando una marca despigmentada y con cierta elevación.

Como posibles complicaciones, puede suscitarse una ruptura de hemangioma, causando hemorragias, dolor e infecciones, y formando una llaga que dejará tejido cicatricial en la zona afectada.

Según el lugar donde se encuentre, el hemangioma es capaz de provocar disfunciones visuales, auditivas o respiratorias. Por ello, es importante que el médico de tu hijo revise periódicamente se evolución con el fin de prevenir complicaciones serias.

Diagnóstico y tratamiento:

Normalmente, resulta sencillo el diagnóstico, ya que con la simple observación es posible saber si se trata de un hemangioma, por lo que no se requiere la realización de estudios adicionales.

El tratamiento a seguir dependerá del tamaño, la ubicación y la magnitud del hemangioma, pero en casos graves, sobre todo, de malmorfaciones oculares se utilizan las siguientes terapias:

  • Betabloqueadores:

Se utilizan en presentaciones orales o en gel para el tratamiento de hemangiomas epidérmicos de reducidas dimensiones. Las reacciones adversas pueden ser ruidos y sibilancias al respirar, hipotensión arterial e hiperglucemia.

  • Corticosteroides:

Es una opción cuando no hay una respuesta positiva al tratamiento con betabloqueadores, pudiendo aplicarse vía tópica o mediante inyecciones directas. Las posibles reacciones pueden ser la obstaculización de un desarrollo adecuado y fragilidad cutánea.

  • Cirugía:

Cuando no surten efecto los fármacos, la cirugía láser es una alternativa viable para extraer el hemangioma o reparar las llagas formadas por un hemangioma roto.

A pesar de su aspecto desagradable, la gran mayoría de los hemangiomas se van desvaneciendo sin tratamiento con el paso de los años hasta desaparecer, por lo que elegir un tratamiento farmacológico o quirúrgico tiene sus riesgos. Evalúa con tu médico el caso de tu hijo y decidan en conjunto cuál es la mejor opción para su caso específico.

En el Centro de Pediatría un equipo de especialistas altamente capacitados te espera las 24 horas, los 365 días del año, asegurando el cuidado y los resultados óptimos al brindarte atención basada en guías de práctica clínica y protocolos internacionales.

Centros y departamentos relacionados:

Centro de Pediatría
Medicina Interna
Radiología e Imagen Molecular
Laboratorio Clínico

Fuentes:

  • aao.org
  • mayoclinic.org.
  • aboutkidshealth.ca
  • medilineplus.gov
  • healthychildren.org
  • medigraphic.com
  • Chércoles CLE, Sánchez GD, Díaz SF. Hemangioma cavernoso. Revista Cubana de Angiología y Cirugía Vascular. 2021;22(1):1-10.
  • Quintero DZ, González VN, González LSL, et al. Uso del propranolol en hemangioma segmentario de la cara. A propósito de un caso. Medisur. 2020;18(5):919-923.
  • Macías-Fernández B, Giorgana-Frutos L, Guzmán-Romero AK. Hemangioma capilar lobular del cornete inferior. Otorrinolaringología. 2021;66(1):73-79.
  • Marino SJA, Gutiérrez SG, Fernández EJ, et al. Hemangioma capilar lobular nasal del cornete medio: una causa rara de epistaxis recurrente. An Med Asoc Med Hosp ABC. 2019;64(4):312-316. doi:10.35366/BC194N.
La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.