Beneficios de las grasas buenas y malas en tu organismo

Puntos clave

  • No todas las grasas son malas, algunas son necesarias para el funcionamiento adecuado de nuestro organismo.
  • Es importante buscar un equilibrio entre las grasas buenas y las grasas malas para evitar enfermedades.

En nuestra siguiente nota el Dr. Eduardo Fernández Campuzano, médico internista del Centro Médico ABC responde tus dudas sobre la importancia que tiene equilibrar tu consumo de grasas buenas y malas en lugar de eliminarlas por completo.

  1. ¿Cuáles son las grasas buenas y malas?
    Las grasas o lípidos se dividen en tres grupos: lípidos de alta densidad (colesterol bueno), lípidos de baja densidad (colesterol malo) y triglicéridos.
    Los lípidos de alta densidad ayudan a limpiar tu organismo de las grasas malas, evitando que estas se peguen en las arterias y las tapen. Puedes aumentar el colesterol bueno en tu cuerpo ingiriendo grasas no saturadas como Omega 3, aguacate, aceite de oliva y nueces, sin embargo, el ejercicio es clave para mantener tus niveles de colesterol en un estado óptimo.
    Los lípidos de baja densidad son transportados por las grasas buenas y utilizados por tu cuerpo para llevar a cabo diversas funciones metabólicas de gran importancia. El colesterol de baja densidad es malo cuando sobrepasa la capacidad del colesterol bueno para ser transportado, esto ocasiona que las grasas malas circulen libres y se adhieran en las arterias o venas.
    Otro tipo de grasa son los triglicéridos, mismos que se forman a partir del consumo de azúcares y harinas que constituyen la reserva energética en tu cuerpo y que son almacenados en las células grasas. Un exceso de calorías trae consigo una elevación en los triglicéridos y como consecuencia, el desarrollo de enfermedades cardiovasculares e inflamación del páncreas, mejor conocida como pancreatitis.
  2. ¿Cómo es que las grasas tapan las venas?
    El colesterol bueno se encarga de unirse al colesterol malo evitando que este se adhiera a las paredes de arterias y venas. Ante un exceso de colesterol malo circulando en la sangre, la acumulación de este en las paredes de arterias y venas es inevitable, ocasionando obstrucción en el flujo sanguíneo y comprometiendo la circulación de nutrientes a las células de tu cuerpo. Esto sucede en todos los vasos sanguíneos y la gravedad de la obstrucción se da en arterias pequeñas como las del corazón.
    Por ello, es importante checar la relación entre el colesterol bueno y malo en un perfil de lípidos, examen que te sugerimos realizar una vez al año para ajustar tu estilo de vida y evitar complicaciones a futuro.
    En algunos casos administrar medicamentos resulta de gran ayuda para disminuir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno, recuerda siempre consultar con tu médic@ para tener el tratamiento adecuado para ti.
  3. ¿Son buenas las grasas? ¿Debemos eliminarlas de la alimentación?
    Las grasas son indispensables en nuestra alimentación, muchas funciones hormonales y metabólicas dependen de una cantidad razonable de ellas en los alimentos que consumes al día, lo importante es que identifiques cuáles son más benéficas y cuáles más perjudiciales.
    Por ejemplo, los alimentos fritos contienen un porcentaje elevado de grasas malas, mientras que las grasas de origen vegetal y el omega 3 contribuyen al incremento de grasas buenas.
    Un perfil de lípidos en tu examen de salud anual previene el riesgo de enfermedades cardiovasculares y síndrome metabólico.

Acércate a nuestro Centro de Nutrición y Obesidad, fija una meta y consíguela. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá! Asesoría Nutricional