Home Office

Por ello, te compartimos algunos consejos para trabajar en casa en estos tiempos de aislamiento:

  1. Acondiciona un espacio de trabajo.
    Elige el lugar en que podrás realizar tu trabajo sin distracciones como ruidos, personas, animales de compañía y aparatos electrónicos, entre otros. Opta por un lugar ventilado, ordenado, tranquilo y bien iluminado; eso te servirá para concentrarte.
  2. Cuenta con el equipo necesario.
    En la medida de tus posibilidades, cuenta con todo lo que necesites para trabajar, escritorio o mesa, extensiones eléctricas para conectar tu computadora, tablet o celular, conexión a internet, etc. Puedes colocar artículos típicos de oficina como blocks de notas, clips, libretas y lápices, entre otros, para ambientar el lugar.
  3. Establece horarios y cúmplelos.
    Levántate a la misma hora y arréglate. Por ningún motivo te quedes en pijama porque podría darte la tentación de regresar a la cama.
    Prepara tu jornada laboral, establece tus horarios, incluyendo al menos dos recesos de 20 minutos, ya sea para comer un snack, ir al baño, caminar o simplemente estirarte.
  4. La tecnología, tu mejor aliada.
    Explota al máximo tu computadora y celular; aprovecha programas y apps para planificar tu día, gestionar proyectos y estar en contacto con tu jefe y equipo de trabajo. Con herramientas virtuales puedes programar actividades, establecer prioridades y poner alertas que te ayuden a respetar horarios y compromisos.
  5. Administra tu tiempo.
    Establece un horario de trabajo que respete un tiempo de entrada, comida y salida, como si estuvieras en la oficina. Evita iniciar antes o continuar después de lo programado.

Administra las actividades que tendrás durante el día y elige las metas a cumplir para entregar tu trabajo en tiempo y forma.

  1. Evita cualquier distracción.
    Delimita tu zona de trabajo y aléjate de los lugares donde hay paso continuo de personas. Evita estancias, recámaras y comedores, opta por estudios o habitaciones aisladas.
  2. Dile sí a la comodidad, pero no en exceso.
    Evita elegir un lugar demasiado cómodo, trabajar en la cama o en sillones muy suaves te puede generar somnolencia y bajo rendimiento.
    Elige un asiento cómodo y firme que te ayude a tener una buena postura mientras trabajas a fin de mantenerte despierto y concentrado.
  3. Jamás mezcles tareas del hogar.
    Enfócate en tus prioridades y evita mezclar las tareas del hogar con las de tu trabajo, ya que podría afectar tu productividad y tus tiempos de entrega.
    Es recomendable programar descansos de algunos minutos durante el día para distraerte, aclarar tu mente y renovar tus energías.
  4. Recuerda, no son vacaciones.
    Explica a tu familia que estás en casa para cumplir con tu trabajo de una manera segura, pídeles que te permitan trabajar sin interrupciones.
  5. Mantente conectado con tu equipo de trabajo.
    Informa a tu jefe inmediato sobre tus actividades programadas y el avance de tus tareas. También repórtate al empezar a trabajar, la hora de la comida y al término de tu jornada laboral.
  6. Cuida tu salud mental.
    Trata de reducir el estrés laboral, utiliza durante tus descansos algunas técnicas de respiración que te ayuden a relajarte.
  7. Ejercítate, aliméntate sanamente y duerme bien.
    Estar bien físicamente ayudará a tu concentración y rendimiento, así que aprovecha tu tiempo libre para ejercitarte en casa, mantenerte hidratado, nutrir saludablemente tu organismo y dormir de seis a ocho horas diarias.

Fuentes:

  • Laboratorio de Tecnologías Educactivas del Tec de Monterrey.
  • Harvard Business Review.
  • Winter Training.