Qué hacer si mi hijo tiene COVID-19

Un caso de COVID-19 en casa no debe ser fuente de tristeza o temor, más del 80% de los casos presentan sintomatología leve, se resuelven por sí solos en unos días y no dejan secuelas.

¿Por qué es importante mantener la calma?

Los niños poseen una gran sensibilidad y suelen sintonizarse fácilmente con la emoción de los adultos que los rodean. Esto hace que un niño pueda reaccionar como un espejo que refleja las emociones de los adultos cercanos (por ejemplo, responder con pánico frente al pánico, o reaccionar con calma frente a un adulto que controla la situación).

Debes estar atento a las necesidades y emociones de tu hijo y responder a ellas con sensibilidad, paciencia, comprensión y optimismo.

Asimismo, es fundamental que te cuides y trates de mantener hábitos de salud mental y física. Tu bienestar tiene un impacto positivo en tu hijo. Te invitamos a seguir estas recomendaciones:

  • Trata de mantener la calma.
  • El paciente deberá permanecer la totalidad del tiempo en que dure enfermo en una habitación aislada de la casa.
  • Tu hijo deberá abstenerse de participar en las actividades familiares o comunitarias grupales (comidas, cenas, etc.).
  • La vivienda no deberá ser ocupada por personas de alto riesgo de complicaciones:
    • Mayores de 60 años de edad.
    • Personas con diabetes.
    • Personas con hipertensión arterial.
    • Personas que hayan sufrido accidentes vasculares cerebrales (infartos o trombos).
    • Mujeres embarazadas.
    • Personas inmunocomprometidas (SIDA, tuberculosis, enfermedades autoinmunes, enfermedad hepática, postrasplantados, etc).
  • Vigila sus síntomas para saber si puede necesitar más ayuda médica, por ejemplo, dificultad para respirar, opresión o dolor en el pecho, confusión o incapacidad para despertar, labios o cara azulada, somnolencia, que respire deprisa, que no pueda beber muchos líquidos o que presente signos de deshidratación, como orinar menos de lo habitual.
  • Es recomendable el cuidado en casa porque permite que solamente las personas más graves ocupen camas en el hospital. Asimismo, es más humano, menos estresante para el paciente y sus cuidadores, más cómodo, goza de alimentos de mejor sabor y expone menos al paciente al riesgo de infecciones hospitalarias agregadas.

  • Tu hijo debe usar un baño diferente al de los demás. Si no es posible, límpialo después de cada uso.
  • Todos los miembros de tu familia deberán entender y realizar las medidas básicas de higiene y prevención de COVID-19:
    • Evita aglomeraciones de personas.
    • Abstente de saludar de mano, beso y abrazo.
    • Evita tocarte la cara.
    • Lávate las manos de manera periódica y correcta.
    • Utiliza gel antibacterial cuando no sea posible lavarse las manos.
    • Usa cubreboca si estas enfermo (las 24 horas del día).
    • Utiliza un respirador desechable si estás cuidando a un paciente de COVID-19.
    • Desinfecta periódicamente las superficies y objetos.
    • Estornuda o tose haciendo ángulo con el codo. Permanece en casa y aislado.
    • Busca ayuda médica o asesoría en caso de enfermedad.
  • Ayuda a tu hijo a descansar mucho y a beber abundantes líquidos.
  • Organiza momentos para que tu hijo juegue y se relaje. Mantén las rutinas y los horarios habituales tanto como sea posible.
  • Explícale de una manera apropiada para su edad lo que está sucediendo y ofrécele ejemplos claros sobre lo que tiene que hacer para protegerse a sí mismo y a los demás.
  • Usa limpiadores o toallitas desinfectantes para limpiar diariamente aquellas cosas que se tocan mucho, como las manijas de las puertas, interruptores de luz, juguetes, controles remotos, teléfonos, mesas de noche, celulares y otros dispositivos electrónicos.
  • Usa guantes desechables mientras manejes artículos sucios.
  • Asegúrate de tener buena ventilación en las áreas compartidas
  • Coloca guantes, cubrebocas y otros artículos contaminados en un recipiente o bolsa cerrada antes de desecharlos con el resto de la basura.

Si sientes miedo, lo recomendable es que busques apoyo en otros adultos; que converses con ellos (lejos del niño) acerca de tus miedos y angustias. Sin embargo, es necesario que pidas ayuda especializada si estas emociones no han pasado después de un mes o si van en aumento.

Fuentes:

  • Kidshealth.org
  • Guía para padres sobre coronavirus. Unicef. 2020.
  • National Center for Inmunization and Respiratory Diseases, Division of Viral Diseases. 2020.