La disfagia orofaríngea una posible secuela del COVID-19

Puntos clave:

  • Personas con enfermedades neurodegenerativas, pulmonares o autoinmunes podrían presentar disfagia orofaríngea.
  • La sensación o presencia de tos al consumir cualquier tipo de alimento es un síntoma de alerta.
  • La disfagia orofaríngea podría desencadenar desnutrición y deshidratación en el paciente.

La disfagia orofaríngea, también conocida como problemas de deglución o al tragar, son aquellas alteraciones ocurridas desde que el alimento entra en la boca y hasta su llegada al estómago. Dentro de esta situación, las personas más vulnerables son los niños o adultos mayores; sin embargo, cualquier persona que haya sufrido una enfermedad neurodegenerativa, pulmonar o autoinmune, podría verse condicionado para estas complicaciones.

Así, generalmente los pacientes que estuvieron expuestos a una intubación endotraqueal o a una traqueostomía, llegan a presentar disfagia orofaríngea, indica la Dra. Mónica Segura Hernández, médico en audiología, otoneurología y foniatría del Centro Médico ABC.

Pensando en los pacientes de COVID-19, un alto porcentaje de estos podrían llegar a presentar disfagia orofaríngea; aunque no hayan estado intubados, debido a que estuvieron en estado crítico y presentaron debilidad o, incluso, el uso de medicamentos podría conllevar esta condición.

Dentro de los problemas que incluye la disfagia orofaríngea se encuentran los de masticación, problemas para propulsar o lanzar el bolo, tos o voz húmeda, e incluso, la sensación de atragantamiento o de ahogamiento durante la deglución e ingesta de alimentos.

La Dra. Segura señala que los síntomas más comunes son la sensación o presencia de tos durante la alimentación, sin importar si son sólidos, líquidos o papillas.

También la carraspera, o sensación de un cuerpo extraño en las cuerdas vocales, se puede considerar un síntoma de alarma.

Los pacientes, a pesar de haber estado comiendo, poco a poco van reduciendo la ingesta al dificultárseles cada vez más comer, resultando en deshidratación y desnutrición, empeorando el cuadro clínico de la persona. Todo esto conlleva a la posibilidad de desnutrición, como complicación secundaria de la disfagia orofaríngea.

Una vez que el paciente se haya percatado de estos posibles síntomas, deberá asistir con un médico foniatra, quien se encargará de detectar los problemas de deglución desde la fase oral hasta la fase faríngea. En este momento, el médico podrá determinar el grado y severidad de la situación, apoyando con un programa de rehabilitación, de acuerdo con las áreas o funciones que se encuentren afectadas.

Por último, para la Dra. Segura es importante conocer las implicaciones que conlleva la disfagia orofaríngea en los pacientes, en caso de no tratarse o que no se detecte a tiempo podrían llegar a sufrir complicaciones importantes a largo plazo.

En México, existen pocos hospitales donde se realice un tamizaje tan general de la disfagia orofaríngea, siendo el Centro Médico ABC una institución que cuenta con el equipo médico y la tecnología de punta necesaria para realizar una correcta atención médica.

Este contenido tiene fines informativos y no sustituye ninguna consulta con el especialista. En el Área de Medicina Física y Rehabilitación del Centro Médico ABC te podemos dar atención especializada ¡Contáctanos! https://bit.ly/3zgmhCa

Fuente
https://youtu.be/-9XVx_GPyHc