Centro Médico ABC > Consejos y prevención > Diferencias entre la insuficiencia renal aguda y crónica

Diferencias entre la insuficiencia renal aguda y crónica

Diferencias entre la insuficiencia renal aguda y crónica

Puntos clave:

  • La insuficiencia renal aguda se caracteriza por un inicio súbito, con un curso rápido y es potencialmente reversible. Dependiendo de la magnitud, puede o no requerir tratamiento sustitutivo de la función renal (hemodiálisis).
  • La insuficiencia renal crónica, mejor llamada enfermedad renal crónica, tiene una evolución mayor a 12 semanas, tiene una progresión lenta, y en etapas avanzadas requiere tratamiento sustitutivo de la función renal (hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante).
  • Las causas, síntomas, tratamientos y consecuencias de cada tipo de insuficiencia renal son diferentes.

Los riñones tienen múltiples funciones, una de ellas es la eliminación de toxinas o desechos de la sangre. Cuando se pierde esta capacidad y se alcanzan altos niveles de estas, se pueden presentar diversos síntomas ocasionados por el desequilibrio en la composición de la sangre. También es importante considerar qué tan rápido y que tanto se ha perdido esta función en relación con los síntomas.

Se habla de dos tipos de insuficiencia renal dependiendo del tiempo de evolución. La insuficiencia renal aguda (IRA) es de presentación súbita, dependiendo de la causa puede ser reversible, y el tratamiento estará encaminado a la causa de esta. Por otro lado, la insuficiencia renal crónica, mejor llamada enfermedad renal crónica (ERC) tiene una progresión mayor – superior a las 12 semanas –, generalmente no es reversible y en etapas avanzadas, cuando la función renal es menor al 15%, se deberá considerar como tratamiento formas de sustitución renal como el trasplante, o la hemodiálisis o diálisis peritoneal.

Como se ha mencionado, las causas de ambas enfermedades, la IRA y la ERC son diferentes, por lo que los síntomas, tratamiento y consecuencias de estas también lo son.

Adoptar un estilo de vida saludable y mejorar el tratamiento y el control de la diabetes y la hipertensión son formas eficaces de prevenir la enfermedad renal crónica. Existen otras medidas de prevención, por ejemplo, modificar las malas condiciones de trabajo y la utilización de agroquímicos, que se consideran también factores de riesgo, como se ha observado en comunidades agrícolas de Centroamérica.1

Insuficiencia renal aguda

Se considera como insuficiencia renal aguda, o mejor llamada lesión renal aguda, cuando los riñones pierden súbitamente su capacidad de filtrar los desechos de la sangre y la capacidad de producir orina. Esta enfermedad se desarrolla rápidamente, en pocos días, y puede tener muchas causas como deshidratación grave, infecciones severas y medicamentos tóxicos para el riñón. Tiene una alta frecuencia en personas que ya se encuentran hospitalizadas, principalmente en personas que sufren enfermedades críticas con necesidad de cuidados intensivos. Debe ser identificada de forma temprana para prevenir secuelas, ya que se considera uno de los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedad renal crónica. En el caso de no tratarse a tiempo, la insuficiencia renal aguda puede llegar a ser fatal.

La acumulación de toxinas, llamadas “urémicas” es causa de la mayoría de los síntomas que se presentan, ya que se acumulan en todos los órganos y sistemas. Entre los síntomas que se pueden presentar en la insuficiencia renal aguda se encuentran:

  • Desorientación
  • Disminución del volumen de orina
  • Dolor de pecho
  • Falta de aire
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Retención de líquido corporal
  • Ritmo cardiaco irregular
  • Convulsiones
  • Coma, en casos severos

En etapas tempranas, es posible que la insuficiencia renal aguda no presente signos o síntomas y se llegue a detectar mediante pruebas de laboratorio que se realizaron por otras razones.

Insuficiencia renal crónica

La insuficiencia renal crónica, también conocida como enfermedad renal crónica (ERC), es un deterioro progresivo e irreversible en la función renal por más de 12 semanas. Se considera que cuando la función renal está por debajo del 60% se pueden presentar síntomas relacionados a ella, inicialmente pocos y leves, y se incrementan cuando se llega a una disminución muy importante, menos del 15% de su capacidad. Por lo anterior, es frecuente que el diagnóstico se realice en etapas avanzadas.

Existen diferentes síntomas que pueden presentarse como:

  • Calambres musculares
  • Disminución de la agudeza mental
  • Dolor de pecho
  • Falta de aire
  • Fatiga
  • Hinchazón en pies o tobillos
  • Hipertensión difícil de controlar
  • Alteraciones en la micción (hacerlo varias veces durante el día y la noche)
  • Náuseas y vómito
  • Pérdida del apetito
  • Problemas de sueño
  • Sequedad de la piel

Los síntomas en la insuficiencia renal crónica no son específicos, pudiendo ser causados por otras enfermedades, lo que lleva a un diagnóstico tardío.

La enfermedad renal crónica tiene complicaciones como la presencia de anemia renal, y alteraciones del metabolismo mineral y óseo que complican aún más el estado de salud del paciente.

Tratamientos para la insuficiencia renal

El tratamiento de la insuficiencia renal aguda se enfoca en la prevención y/o progresión de esta, sobre todo en etapas iniciales. Cuando se presenta un deterioro significativo, sobre todo en pacientes críticos, puede ser necesario realizar terapia de reemplazo renal con hemodiálisis intermitente, hemodiálisis continua (conocida por sus siglas en inglés como CRRT) o en algunos casos con diálisis peritoneal.

El tratamiento de la enfermedad crónica contempla tener controlados los factores de progresión como la diabetes o la hipertensión arterial, así como el tratamiento de las complicaciones asociadas como la anemia o el trastorno mineral óseo. En etapas avanzadas, será necesario considerar la terapia sustitutiva de la función renal, siendo la mejor opción el trasplante renal, por lo que todo paciente en estas etapas debe evaluarse como potencial receptor. Otras formas de terapia sustitutiva son la hemodiálisis intermitente crónica o la diálisis peritoneal.

El Dr. Ernesto López Almaraz, nefrólogo del Centro Médico ABC, señala que es importante una atención individualizada, considerando la causa de estas enfermedades, ya sea que el paciente padezca diabetes o lupus entre otras enfermedades, establecer en qué etapa se encuentra y proponer el mejor tratamiento para cada paciente de acuerdo con su condición clínica.

Este contenido tiene fines informativos y no sustituye ninguna consulta con el especialista. En la Clínica de salud renal del Centro Médico ABC te podemos dar atención especializada ¡Contáctanos!

Fuente:
Dr. Ernesto López Almaraz – nefrólogo del Centro Médico ABC
https://youtu.be/gXZOkJRxxSI
https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-rinones/insuficiencia-renal/que-es
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/kidney-failure/symptoms-causes.
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/chronic-kidney-disease/symptoms-causes
1https://www3.paho.org/sociedad-latinoamericana-nefrologia-enfermedad-renal-mejorar-tratamiento

¿Cómo podemos ayudarte?

    La difusión del contenido del presente material es únicamente para fines informativos y no sustituye bajo ninguna circunstancia o condición a una consulta con el médico especialista, por lo que el Centro Médico ABC no se hace responsable por el uso distinto que pueda darle a la misma. En caso de requerir mayor información relacionado con el tema, le sugerimos contacte directamente al médico especialista de su confianza.