Centro Médico ABC > Consejos y prevención > Todo lo que debes saber sobre la gammagrafía ósea

Todo lo que debes saber sobre la gammagrafía ósea

gammagrafia osea

La gammagrafía ósea es especialmente útil cuando se sospecha de la existencia de cáncer de huesos y otros trastornos esqueléticos.

Gammagrafía ósea

La gammagrafía ósea, también conocida como examen óseo o gammagrafía de hueso, es un estudio que ayuda en el diagnóstico y evaluación de una variedad de enfermedades o condiciones en los huesos.

Para su implementación se emplean imágenes de medicina nuclear, lo que implica el uso de pequeñas cantidades de radiomarcadores (sustancias radiactivas), una cámara que detecta la actividad radiactiva y una computadora que permite ver los huesos.

Esta herramienta, la gammagrafía ósea, es útil para la detección de cáncer que se haya iniciado en el hueso o extendido a este. Busca ayudar en el diagnóstico de la causa de dolores en los huesos a los que no se les ha encontrado explicación.

¿Qué es una gammagrafía ósea?

Es un estudio de diagnóstico por imágenes de medicina nuclear que ayuda a diagnosticar varios tipos de enfermedades óseas, por ejemplo, a la detección de causas para dolores de hueso que no tienen explicación.
Gracias a la exploración completa del esqueleto, se puede lograr diagnosticar una amplia gama de trastornos como:

  • Artritis
  • Cáncer originado en los huesos o propagado hacia estos
  • Enfermedad ósea de Paget
  • Fracturas
  • Infecciones en las articulaciones, prótesis o huesos
  • Dolores en los huesos sin explicación

En caso de sospechar la existencia de cáncer de huesos, la gammagrafía ósea proporciona resultados especialmente útiles, debido a que se puede encontrar tanto cáncer primario como metástasis ósea.

Esta herramienta también puede encontrar cambios en los huesos antes de lo que se puede observar a través de una radiografía convencional.

¿Cómo se realiza una gammagrafía ósea?

La prueba se realiza mediante el apoyo de un técnico en medicina nuclear, especialmente capacitado y certificado. Su procedimiento comprende una inyección de pequeñas cantidades de material radiactivo.
Una vez transcurrido el tiempo debido, entre caso y caso puede variar, un brazo mecánico que sostiene una cámara sensible a los radiomarcadores se desplazará y explorará el cuerpo.

Posterior a los estudios, el radiólogo (especialista en la interpretación de imágenes) buscará indicios de un metabolismo óseo adicional o de cáncer de huesos.

En caso de detectarse algo anormal, aparecerán zonas de hipercaptación más oscuras y zonas de hipocaptación más claras en las imágenes, denotando la acumulación de marcadores radiactivos o no.

La gammagrafía ósea es muy sensible a las diferencias en el metabolismo óseo, pero es menos útil para determinar la causa exacta de las anomalías, siendo necesario pruebas adicionales para determinar la causa de una hipercaptación.

En términos generales, la gammagrafía ósea no causa dolor y rara vez presenta molestias importantes o efectos secundarios.

Mediante el proceso natural de descomposición radiactiva, la pequeña cantidad que fue inyectada al cuerpo saldrá mediante la orina o las heces en un par de días después del procedimiento.

Fuentes:
https://centromedicoabc.com/centro-de-cancer/deteccion-de-cancer/
https://www.radiologyinfo.org/es/info/bone-scan
https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/bone-scan/about/pac-20393136
https://www.cancer.net/es/desplazarse-por-atenci%C3%B3n-del-c%C3%A1ncer/diagn%C3%B3stico-de-c%C3%A1ncer/pruebas-y-procedimientos/gammagraf%C3%ADa-%C3%B3sea

¿Cómo podemos ayudarte?